Marie Curie. Foto: AP

150 años de Marie Curie

07-11-2017

“En la vida no hay nada que temer, solo hay que comprender”

- Marie Curie

Por: Deyanira Almazán

Maria Salomea Skłodowska, mejor conocida con el apellido de su esposo, Marie Curie nació en Varsovia, Polonia, el 7 de noviembre de 1867. Dedicó su vida a la radioactividad, lo que le valió para convertirse en la primera mujer en ganar un Premio Nobel y la primera persona en obtener este premio dos veces.

Hoy celebramos su natalicio 150 contándote un poco sobre su vida, sus descubrimientos, investigaciones y la influencia y legado tan grande que dejó para el mundo.  

Maria Salomea fue la hija más pequeña de un matrimonio de educadores que tuvo cinco hijos, cuatro mujeres y un varón. Sus padres insistieron en que las niñas fueran educadas igual que su hijo y para la edad de 15 años, Maria se graduó del bachillerato como primera en su clase.

Maria y su hermana mayor, Bosnia, deseaban asistir a la Universidad de Varsovia pero en aquél momento no aceptaban mujeres y tuvieron que abandonar el país y migrar hacia Paris. Ahí María adoptó el nombre de “Marie” y en 1893 obtuvo su maestría en física y posteriormente una beca para un segundo título en matemáticas, otorgado en 1894.

Conoció a Pierre Curie durante una estancia de investigación en la Universidad, en donde estudiaba las propiedades magnéticas y la composición química del acero. Después de trabajar juntos en la Escuela municipal de Física y Química Industrial, se casaron en el verano de 1895.

Radiactividad

Marie se interesó mucho en los rayos X descubiertos por Wilhelm Roentgen y en el trabajo sobre los rayos emitidos por el uranio de Henri Becquerel, y decidió probar todos los elementos químicos conocidos, para ver si algún otro emitía estos mismos rayos.

En 1898, acuñó el término "radiactivo" para describir los elementos que producían este efecto. Pierre estaba tan interesado en su investigación que dejó de lado su propio trabajo para ayudarla. Juntos, encontraron que dos minerales de uranio, la pechblenda (óxido de uranio) y la chalcolita (fosfato de cobre de uranillo), eran mucho más radiactivos que el uranio puro. Marie sospechaba que estos minerales podían contener elementos radiactivos aún no descubiertos.

Después de tener que trasladar su laboratorio a un lugar más grande por efectos del gran espacio que separar la pechblenda en sus componentes químicos les exigía, los Curie encontraron que dos de estos componentes -uno que contenía principalmente bismuto y otro que contenía principalmente bario-, eran fuertemente radiactivos.

En julio de 1898, publicaron su conclusión: el compuesto de bismuto contenía un elemento radiactivo previamente desconocido que llamaron polonio, tras el país natal de Marie, Polonia.

Para finales de ese año habían aislado un segundo elemento radiactivo que llamaron radio, por radius, que en latín significa rayos. En 1902, anunciaron que habían extraído radio puro.

En junio de 1903, Marie se convirtió en la primera mujer europea en obtener un doctorado en física. En noviembre de ese año, los Curie, junto con Henri Becquerel, fueron nombrados ganadores del Premio Nobel de Física por sus contribuciones al entendimiento de la estructura atómica. El comité de nominación se opuso a incluir a una mujer como Premio Nobel, pero Pierre insistió en que la investigación original era de Marie. En 1911, después de la muerte de Pierre, Marie recibió un segundo Premio Nobel de Química por su descubrimiento de los elementos químicos Polonio (Po) y Radio (Ra) y se convirtió en la primera persona en ganar dos Nobel. Hasta la fecha sigue siendo la única persona en ganar el Premio Nobel en dos ciencias distintas: Física y Química.

Sus últimos años

Marie continuó su investigación en radioactividad.  En 1914, cuando estalló la Primera Guerra Mundial, trabajó para desarrollar unidades móviles radiactivas que otorgaban servicios de rayos X a los hospitales. Las primeras máquinas fueron conocidas como “las pequeñas Curie” o Petit Curies.

Para 1920 Marie ya estaba sufriendo las consecuencias de la radiactividad y el 4 de julio de 1934 finalmente murió de anemia aplásica, una enfermedad de la sangre causada por exposición excesiva a la radiación.

En 1935, Irène Joliot-Curie –la primera de las dos hijas que tuvieron los Curie- y su esposo Frederic ganaron el Premio Nobel de Química por sus investigaciones en el campo de la física nuclear. Marie e Irène se convirtieron también en la única pareja de madre e hija en ganar un Premio Nobel.

A 150 años de su natalicio, Marie Curie sigue siendo una de las personas más importantes e influyentes de la historia.

También te puede interesar: