Crédito: Marina de guerra de los EEUU

Armas químicas: ¿qué son exactamente y por qué son tan peligrosas?

10-04-2017

Creíamos que una máscara de oxígeno, colocada en la boca de un niño para forzar desesperadamente el aire, era un horror caducado de la guerra.

Por: Alejandra Almed

El ataque químico del martes 4 de abril, contra la ciudad de Khan Sheikhun en el noroeste de Siria reveló un giro sombrío en un conflicto desolador. Después de años de esfuerzos internacionales para prevenir este ataque, la guerra civil de Siria volvió a ser tóxica, ya que las armas químicas devastaron a civiles en una ciudad controlada por los rebeldes.

siriaarmas.jpeg

Siria no es un país ajeno al uso de armamento químico. Construido durante decenios en respuesta a una serie de derrotas militares, las reservas de gas mostaza ardiente y agentes nerviosos incapacitantes como el gas sarín o VX, se convirtieron en una garantía de supervivencia del régimen, a medida que la dictadura del presidente Bashar Al-Assad se mantuvo en el poder. En 2012, Siria declaró formalmente sus reservas químicas al mundo, convirtiendo un secreto en una amenaza explícita contra la intervención extranjera.

El armamento químico, al igual que el nuclear, son armas de destrucción masiva; esto quiere decir que su uso puede producir la muerte inmediata y simultanea de miles de seres vivos, sus efectos pueden durar unos días, perdurar con el tiempo o desarrollar efectos secundarios. Debido a esto la ONU estableció como prohibido el desarrollo, producción, almacenamiento y uso de cualquier tipo de arma química.

 

armas quimicas.jpg

Según el acuerdo de la ONU, queda establecido como “arma química” "las municiones o dispositivos destinados de modo expreso a causar la muerte o lesiones mediante el uso de sustancias tóxicas". Así mismo “sustancia química” se entiende como toda aquella sustancia que "por su acción química sobre los procesos vitales, pueda causar la muerte, la incapacidad temporal o lesiones permanentes a seres humanos o animales".

Los primeros usos de algunas sustancias químicas utilizadas como armas datan de la Primera Guerra Mundial; se han utilizado en guerras, como la de Vietnam y en varios atentados terroristas. El desarrollo de las armas químicas ha evolucionado bastante, hasta el punto de que la cantidad de sustancia utilizada actualmente es mucho menor que antes, pero sigue alcanzando el mismo número de víctimas. Muchas de estas armas modernas están constituidas con los mismos químicos que se utilizan en los insecticidas, sólo que con mayor concentración. 

ArmasQuimicas3.png

La primera arma química utilizada con efectividad fue el gas de cloro, el cual destruye los tejidos pulmonares al ser inhalado. El cloro es una sustancia que se utiliza muy a menudo para eliminar gérmenes, sobre todo en las industrias acuíferas y en productos para el aseo del hogar. Otras de las armas químicas que fueron de las primeras en generarse fueron el gas lacrimógeno y el fosgeno.

Hoy en día, este tipo de armas se clasifican de acuerdo a los daños que ocasiona. Por ejemplo, todas aquellas que atacan el sistema nervioso, que causan dificultades para respirar y convulsiones provocando la muerte inmediata, son consideradas neurotóxicas, como el gas somán, tabún o sarín. Este ultimo, liberado en el metro de Tokio en 1995 causó miles de heridos y 12 muertos. El gas sarín, una vez dentro del cuerpo daña los agentes nerviosos que afecta el mecanismo de señalización de las células nerviosas y ocasiona que los músculos se contraigan incontrolablemente, lo que resulta en muerte por asfixia. Este gas actúa durante 5 a 12 horas.

AtentadoTokio.png

Por otro lado, existen aquellos gases que dañan los pulmones, como el fosgeno y el cloro que reducen la capacidad para respirar. Además, están los agentes vesicantes que actúan cuando entran en contacto con la piel y causan ampollas, como el gas mostaza que afecta los ojos, las vías respiratorias y la piel. Asimismo están los que causan alucinaciones como el BZ.

Se afirma que el Novichok 5 es el agente nervioso más mortal que existe. Este mortífero fue desarrollado en la Unión Soviética a finales de los 70 y sus efectos son tan fuertes que ni una mascara antigás resulta efectiva.

Cuando nos mencionan la palabra arma masiva pensamos inmediatamente en un gran artefacto, una bomba, un misil o grandes explosiones; sin embargo, las armas químicas son un tipo de armamento masivo, que sin la necesidad de aparatosos instrumentos, llegan a causar consecuencias terribles. 

 

También te puede interesar: