La mandíbula Irhoud 11 es la primera mandíbula adulta casi completa descubierta en el sitio de Jebel Irhoud. Jean-Jacques Hublin, MPI-EVA, Leipzig

Se reescribe la historia de nuestra especie: descubren el fósil más antiguo del Homo sapiens

09-06-2017

Un grupo de investigadores ha encontrado los restos más antiguos de la especie humana en un lugar muy improbable: Marruecos.

Hasta ahora, la mayoría de los científicos creía que los seres humanos (Homo sapiens) empezaron a recorrer el planeta hace unos 200,000 años en África oriental. Sin embargo, los nuevos fósiles y herramientas de piedra descubiertos apuntan a que el Homo sapiens apareció hace unos 300,000 años, y no sólo eso, sino que lo hizo también en el norte de África.

Estos hallazgos, publicados el 7 de junio en la revista Nature no significan que el H. sapiens se originó en el norte de África. En cambio, sugieren que los primeros miembros de la especie evolucionaron en todo el continente.

Los fósiles de cráneo, cara y mandíbula fueron descubiertos en Jebel Irhoud, Marruecos, un yacimiento conocido desde 1960. En ese entonces, un grupo de científicos encontró seis fósiles de homo que fueron clasificados como Neandertales y datados en 40,000 años.

Pero ahora, el equipo dirigido por el paleoantropólogo Jean-Jacques Hublin encontró nuevos fósiles y utilizando tomografías computarizadas descubrió que estos individuos vivieron en realidad hace 315,000 años. Este descubrimiento indica que el H. sapiens apareció 100,000 años antes de lo que se pensaba.

100,000 años es mucho tiempo para que el origen de una especie sea de pronto refutado. Sin embargo, estos hallazgos en realidad sirven para confirmar las sospechas que muchos antropólogos tenían sobre la fecha en que aparece nuestra especie en el planeta.  

Hasta la fecha, se creía que el Homo sapiens evolucionó hace unos 200,000 años, migrando de África Oriental para extenderse por todo el mundo unos 150,000 años más tarde. Pero la evidencia genética reciente sugiere que nuestra migración no sucedió exactamente en masa, y que nuestra especie pudo haberse independizado mucho antes de lo que anteriormente se pensaba.

Esto concuerda con la evidencia genética reciente que sugiere que los grupos humanos se dividieron en diferentes linajes mucho antes de que nuestros ancestros comunes se aventuraran lejos del continente. Esta migración implícita también podría ayudar a explicar la presencia de herramientas de 300,000 años de antigüedad, como las puntas de lanza encontradas en todo el continente africano.

Aunque los especímenes de Jebel Irhoud muestran una forma alargada del cráneo, los científicos aseguran que tienen bastante en común con nosotros para ser considerados una versión anterior de nuestra propia especie.

1skulls_web.jpg
Los fósiles de los primeros miembros del Homo sapiens encontrados en Marruecos (izquierda)
muestran una forma de cráneo más alargada que los humanos modernos (derecha).
NHM London

 

“Los llamamos Homo sapiens porque pertenecen a los orígenes de nuestro linaje. Pero no pretendemos que sean humanos modernos, gente como nosotros, porque su cerebro todavía tenía que evolucionar hasta ser como el nuestro. ¡La evolución existe!”, explica Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Leipzig (Alemania).

Sin embargo, varios expertos han expresado escepticismo sobre la clasificación, sugiriendo que los cráneos no presentan suficientes signos de la humanidad moderna para distinguirlos definitivamente de otra especie. Es posible que los restos provengan de personas que eran parientes muy cercanos de los primeros antepasados del Homo sapiens, pero no de los mismos.

¿Son estos individuos una especie que fue pasando su material genético de generación en generación hasta llegar a nuestros antepasados más recientes, o su linaje se extinguió como tantos otros de nuestros primos cercanos?

Debido a que el material genético se degrada con el tiempo y mucho más rápidamente en las regiones cálidas y secas como el norte de Africa, los investigadores no fueron capaces de extraer el ADN de los huesos. Así que al parecer nunca obtendremos una respuesta definitiva.

Pero a medida que los científicos continúan encontrando fósiles cada vez más antiguos, y llenando los huecos del origen de la humanidad, otros restos aún no descubiertos pueden hacer que la historia de Jebel Irhoud sea más clara. 

También te puede interesar: