Crédito: edobric | Shutterstock

Agujeros de gusano, los atajos del universo

14-04-2015

Un agujero de gusano es un pasaje hipotético a través del espacio-tiempo que podría servir de atajo para realizar viajes largos por el universo. Los agujeros de gusano se describen en la teoría de la relatividad general.

Pero cuidado, los agujeros de gusano tienen su lado negativo: colapsos repentinos, alta radiación y el peligroso contacto con materia exótica.

LA TEORÍA

En 1935, los físicos Albert Einstein y Nathan Rosen utilizaron la teoría de la relatividad general para proponer la existencia de "atajos" a través del espacio-tiempo. Estos caminos, llamados puentes de Einstein-Rosen o agujeros de gusano, conectan dos puntos diferentes en el espacio-tiempo, creando un atajo teórico que pudiera reducir el tiempo de viajar y la distancia.

Los agujeros de gusano tienen dos entradas o “bocas”, con una garganta que conecta las dos. Las bocas serían probablemente esferoidales. La garganta puede ser un tramo recto, pero también podría tomar un camino más retorcido y extenso.

La teoría de la relatividad general de Einstein predice matemáticamente la existencia de los agujeros de gusano, pero hasta la fecha ninguno se ha descubierto. Un agujero de gusano de masa negativa podría detectarse por la forma en que su gravedad afecta la luz que pasa por él.

Ciertas soluciones de la relatividad general permiten la existencia de los agujeros de gusano cuyas bocas son dos agujeros negros. Sin embargo, un agujero negro de origen natural, formado por el colapso de una estrella moribunda, no crea por sí mismo un agujero de gusano.

A TRAVÉS DEL AGUJERO DE GUSANO

La ciencia ficción está llena de viajes a través de agujeros de gusano. Sin embargo, la realidad nos demuestra que esos viajes son mucho más complicados, y no sólo porque todavía tenemos que comprobar su existencia.

El primer problema es el tamaño. Los originales agujeros de gusano se previeron en niveles microscópicos, de unos 10 a 33 centímetros. Sin embargo, mientras el universo se expande, es posible que algunos puedan haberse estirado y convertido en tamaños más grandes.

Otro problema proviene de la estabilidad. Los agujeros de gusano de Einstein-Rosen serían inútiles para viajar porque se colapsan rápidamente. Pero investigaciones recientes sugieren que un agujero de gusano que contiene materia “exótica” podría permanecer abierto y sin cambios durante periodos de tiempo más largos.

La materia exótica, que no debe confundirse con la materia oscura o la antimateria, contiene densidad de energía negativa y una gran presión negativa. Ese tipo de materia sólo se ha percibido en el comportamiento de ciertos estados del vacío como parte de la mecánica cuántica. Si un agujero de gusano contuviese la suficiente materia exótica, de manera natural o artificial, podría teóricamente usarse como método para enviar información u objetos a través del espacio.

Los agujeros de gusano no sólo son capaces de conectar dos regiones separadas dentro del universo, también podrían conectar dos universos diferentes. Del mismo modo, algunos científicos han conjeturado que si una boca de un agujero de gusano se mueve de una manera específica, podría permitir viajar en el tiempo. Sin embargo, el cosmólogo británico Stephen Hawking ha argumentado que dicho escenario es imposible.

La tecnología de hoy en día es insuficiente para ampliar o estabilizar agujeros de gusano, incluso de haberlos y encontrarlos. Pese a todo, los científicos continúan explorando el concepto como potencial medio para el viaje espacial con la esperanza de poder utilizarlos algún día.

**

Fuente: Space.com

También te puede interesar: