Representación artística. Crédito: Chuck Carter; NRAO / AUI / NSF / Caltech

Descubren exoplaneta con inexplicables auroras vagando por el universo

07-08-2018

Parece estar viajando solo, sin orbitar ninguna estrella.

Por: Luis Moctezuma


Las auroras son fenómenos electromagnéticos que ocurren sólo en algunos lugares de la Tierra. Para que estas manchas de color se vean sobre el cielo es necesaria la radiación solar, que cuando llega a lugares cercanos a los polos logra ese efecto colorido gracias a la interacción con nuestra atmósfera. Recientemente un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de California (CALTECH) descubrieron un planeta que es capaz de producir un fenómeno similar pero sin presencia de una estrella. Los resultados aparecen publicados en The Astrophysical Journal Supplement Series.

¿Planeta casi estrella?

Este objeto celeste se descubrió desde 2016; sin embargo, en ese momento se le consideró una enana marrón. Las enanas marrones son muy pequeñas para ser consideradas estrellas, aunque en un inicio tenían reacciones similares. Su combustible se acaba muy pronto y terminan siendo parecidas a planetas. Otra forma de llamarlas es “estrellas fallidas”.

            Aunque la frontera entre estrella marrón y planeta es débil, se cree que este objeto es en realidad un planeta, y no cualquier planeta. Su tamaño, comparado con los que estamos acostumbrados, es enorme. Sus dimensiones son equivalentes a 12.7 veces Júpiter. Esta última característica es la que hace que ahora se le reconozca como planeta, las enanas marrones tienen un tamaño de entre 13 y 80 veces el gigante de nuestro sistema solar.

            Además de la pequeña diferencia de tamaño hay otra mucho más significativa: la edad, que se calcula para este cuerpo celeste es muy corta para que se le considere una enana marrón. Se estima que tiene una edad de 200 millones de años. Este objeto que por ahora se conoce como SIMP J01365663+0933473 es todo un acertijo.

            Sus características son poco comunes en muchos sentidos. No orbita a una estrella; su campo magnético es 200 veces mayor que el de Júpiter, además es el primer objeto fuera del sistema solar sobre el que se logra calcular el campo magnético. Su temperatura es 6.7 veces menor que la del Sol. Es muy joven para ser estrella, tiene una temperatura relativamente baja y sus dimensiones son enormes. Su estudio ayudará a conocer más sobre lo que pasa fuera de nuestro sistema solar.

Observar a un gigante desde la Tierra

Para observar un planeta normalmente se reconocen por el cambio en la luz de la estrella a la que orbitan. Sin embargo, SIMP J01365663+0933473 no realiza este movimiento. La clave para su hallazgo fue ese campo electromagnético capaz de producir auroras sin radiación solar y ondas de radio. No se observó la luz que emite, como si se tratara de una postal del norte de Europa, lo que se encontró fue el campo magnético.

            Los registros se hicieron desde el Observatorio Karl G. Jansky Very Large Array (VLA) en Nuevo México. Este tipo de tecnología se usa para detectar objetos mucho más grandes que un planeta, aunque este sea gigante no deja de ser sorprendente su hallazgo. A partir de él podemos comenzar una nueva búsqueda de objetos que posiblemente siempre estuvieron ahí y no habíamos notado. Los planetas se encuentran con mediciones de luz, pero ahora sabemos que no es el único método para encontrarlos ya que funcionó con este planeta apenas a 20 años luz de distancia.

            Otra nueva duda que genera SIMP J01365663+0933473 es sobre los campos magnéticos en los cuerpos celestes. ¿Qué lo genera?, ¿cómo es capaz de producir sus propias auroras sin una estrella? Por ahora se especula con la existencia de un satélite u otro objeto que interactúe con su campo magnético, pero lo único cierto es que ahora queda mucho por investigar. Gracias a este planeta casi estrella podemos darnos cuenta de lo poco que sabemos sobre lo que hay fuera de nuestro sistema solar.

 

También te puede interesar: