Nebulosa planetaria . . Crédito: ESA/Hubble & NASA

Esta nebulosa planetaria invertida muestra un futuro posible del Sol

10-08-2018

Esto le podría pasar a nuestro sol en 5 mil millones de años.

Por: Luis Moctezuma


HuBi1 es una nebulosa planetaria con un comportamiento distinto al que se observa en este tipo de cuerpos celestes. Para las estrellas de masa pequeña o media (como nuestro sol) una de las etapas finales de su vida es la nebulosa planetaria. Este tipo de cuerpos celestes son reconocibles por una gran luminosidad al centro que se va desvaneciendo hacia el exterior; sin embargo a HuBi1 le pasa lo contrario.

Un gran cúmulo de iones en un lugar que nadie esperaba

Si algo vuelve peculiar a HuBi1 es que su centro no es el punto más caliente, sino que este es frío en comparación con el exterior. En la investigación que apareció publicada recientemente en la revista Nature participan astrónomos mexicanos del Instituto de Astronomía de la UNAM campus Ensenada, el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería de la UdG y del Tecnológico Nacional de México campus Ensenada. El Observatorio Astronómico Nacional (OAN) de la Sierra de San Pedro Mártir sirvió para la investigación sobre este peculiar cuerpo celeste.

Para el análisis de los datos del OAN se usó el Manchester Echelle Spectrograph. Este es un espectrógrafo de alta resolución basado en filtros nebulares. Lo que hace es una larga serie de cortes que permiten observar por separado los detalles del objeto.

Lo que podría esperarse de una nebulosa planetaria es que haya una gran acumulación de iones al centro, cerca de donde estuvo la estrella. En el caso de HuBi esta gran acumulación de iones está presente, pero en los alrededores. De esta forma tenemos una zona fría al centro y otra con una gran actividad alrededor. La explicación que se da es que esto es similar a un fósil, aún se percibe brillo pero en unos siglos se apagará completamente.

La luminosidad al centro de HuBi1 ha disminuído considerablemente. En los últimos 46 años su brillo se ha reducido continuamente hasta llegar a ser 10 mil veces menor. Las observaciones entre 1971 y 2017 han ayudado a conocer mejor esta nebulosa planetaria; sin embargo, aún tiene mucho que enseñarle a las generaciones futuras de astrónomos.

Una estrella fénix

La razón que los investigadores encontraron para la distribución inversa del brillo es que estaban observando las secuelas del “renacimiento” de la estrella, en este proceso, una estrella se calienta lo suficiente como para fundir el helio en carbono y expulsarlo a altas velocidades. Esto hace que la estrella se vea más fresca y tenue, y por lo tanto más joven.

En este caso, el carbono avanzó a través de HuBi1 en una onda de choque, calentando el área por delante, a medida que avanzaba. Los investigadores observaron la nebulosa luego de que la onda atravesara el área más interna, por lo que la parte exterior estaba más caliente que el centro.

Uno de los posibles destinos del Sol

La estrella de nuestro sistema solar todavía es joven. Sin embargo, dentro de 5 mil millones de años estará llegando a su final, según los cálculos actuales. Lo que ocurre en HuBi1 es uno de los panoramas posibles, ya que en su momento fue de un tamaño similar a nuestro sol, apenas 10% mayor. Hay otros panoramas posibles pero no hay que descartar que el sol llegue a un punto similar al de HuBi1 ya que su estrella progenitora era similar a la de nuestro sistema solar.

También te puede interesar: