El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA capturó la llamarada solar del domingo 10 de septiembre. Crédito: NASA / SDO / Goddard

El Sol lanza poderosas llamaradas en los últimos días

11-09-2017

¿Qué son?, ¿son peligrosas?, ¿cómo afectan a la Tierra?

Por: Deyanira Almazán

Aunque la mayor parte de la atención del mundo se ha enfocado en los huracanes Irma y José y el terremoto de magnitud 8.2 que sacudió la costa sur de México, el sol también ha mostrado comportamiento impredecible estos últimos días.  

Desde el 4 de septiembre, la NASA ha registrado una intensa actividad en la superficie del sol, en particular en la región 2673, que es la región de donde han salido disparadas estas explosiones.

La última llamarada significativa sucedió ayer (sept. 10) y fue de nivel X8.2, cubrió América  del Norte y del Sur con luz de alta energía. El Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (SWPC) advirtió en un comunicado la posibilidad de fuertes apagones de radio de alta frecuencia e interrupciones en el sistema de navegación, que podrían durar hasta una hora.

Pero esta no ha sido ni la única, ni la más poderosa erupción solar de los últimos días. El 6 de septiembre, el Observatorio Dinámico Solar (Solar Dynamic Observatory, SDO) de la NASA registró la mayor explosión desde el 2008.

9-6-solar-flare-x9.3.jpg
Una llamarada solar masiva de clase X9.3 el 06 de septiembre 2017.
Crédito: SDO / AIA / Steve Spaleta

 

Esta llamarada fue de tipo X9.3 y sucedió tres horas después de que otra llamarada de tipo X2.2 explotará desde la misma mancha solar, denominada 2673, que fue identificada el 29 de agosto y actualmente está rotando fuera de la dirección de nuestro planeta como parte de la rotación normal de nuestra estrella.  

¿Qué son y cómo se clasifican las tormentas solares?

Las llamaradas solares se describen como ráfagas de intensa radiación que emanan del Sol. Se clasifican en cinco letras de acuerdo a su fuerza: A,B,C,M y X; las del tipo A son las más débiles y las del tipo X son las más potentes y peligrosas.

Cada una de estas clasificaciones es 10 veces más potente que la anterior y dentro de cada clase hay una escala del 1 al 9, por lo que una llamarada solar puede ser de clase M1.0 o M9.0,  por ejemplo.

LlamaradaSept10.jpg
Llamarada solar que fue captada el 10 de septiembre de 2017. (Foto: NASA/SDO/Goddard)

 

Las llamaradas solares pueden durar minutos u horas y comúnmente son causadas por las manchas solares.

Las manchas solares son regiones del sol más frías que el resto de la fotósfera con gases atrapados por un intenso magnetismo, que se liberan a través de grandes explosiones como las que hemos visto durante la última semana. Las manchas solares pueden ocurrir con relativa frecuencia durante el ciclo solar del Sol, que dura 11 años. 

¿Consecuencias?

Antes de entrar en pánico y relacionarlo con los últimos eventos que ha visto nuestro planeta (o la ansiedad que han sufrido algunas personas), piénsalo de nuevo, pues las llamaradas solares en realidad, no representan una amenaza directa para los seres humanos. ¿Por qué? El campo magnético de la Tierra protege la vida en la superficie del clima espacial lo que significa que el calor explosivo de una llamarada solar no puede llegar hasta la Tierra, sin importar lo poderoso que sea.

Mientras que el calor de una llamarada solar no puede llegar hasta nuestro planeta, su radiación electromagnética y sus partículas energéticas sí. Las llamaradas solares pueden interrumpir las comunicaciones de GPS y de radio, por lo que si has notado a tu GPS más lento o alguna interferencia en tu estación de radio favorita, las llamaradas solares podrían ser las culpables.

Las llamaradas solares potentes también pueden venir acompañadas por una eyección de masa coronal (CME), una enorme nube de plasma solar que corre a través del espacio a millones de km por hora.

Estos eventos provocan que las partículas, que viajan a muy altas velocidades, interactúen con la atmósfera de la Tierra y podrían apagar algunos transformadores, así como colisionar con algunos componentes electrónicos en satélites, causando interrupción en sus sistemas. Pero también provocan las hermosas auroras polares que observamos en los polos.

Aurora2017.jpg
Aurora boreal capturada por Chris Cook en Massachusetts, EE.UU. 7 de sept. 2017
 
 

También te puede interesar: