NASA

El asombroso Curiosity cumple 5 años explorando Marte

05-08-2017

Este robot nos sigue demostrando por qué Marte es el destino preferido de los terrícolas

Hace cinco años exactamente, el rover Curiosity Mars de la NASA llevó a cabo uno de los aterrizajes más dramáticos y cardiacos de la historia de la exploración espacial.

En la noche del 5 de agosto del 2012, un cohete de propulsión "sky crane" aterrizó el Curiositiy sobre tierra marciana con la ayuda de cables. Posteriormente se alejó para estrellarse intencionalmente a una distancia segura. 

Esta maniobra había sido modelada en computadora por los miembros del equipo, pero nunca se había probado ni siquiera aquí en la Tierra.

Afortunadamente, todo salió bien y el Curiosity pronto comenzó a explorar el interior del Cráter Gale. Los descubrimientos llegaron rápido: El robot encontró que el área cerca de su lugar de aterrizaje albergaba un sistema de lagos y corrientes de muchos años atrás, lo que demostró que por lo menos algunas partes del Planeta Rojo pudieron haber albergado vida microbiana en un pasado antiguo. Eso exactamente, era el objetivo principal de la misión, que costó 2,500 millones de dólares y que originalmente estaba programada para durar sólo dos años.

Después de terminar el trabajo cerca de su zona de aterrizaje en julio de 2013, el rover comenzó el recorrido de aproximadamente 8 km hasta la base del Aeolis Mons (o Monte Sharp), que se eleva 5 km respecto al cráter Gale.

Curiosity.jpg

Desde antes del lanzamiento de la misión -en noviembre 2011-, las laderas del Monte Sharp habían sido el último destino del Curiosity. El equipo quería que el rover subiera a la parte baja de la montaña, para saber cómo han cambiado las condiciones ambientales de Marte a medida que la nave avanza.

Y eso es lo que Curiosity ha estado haciendo durante los últimos tres años. Desde que llegó al Monte Sharp en septiembre de 2014, el robot ha escalado unos 180 metros verticales, perforando, muestreando y estudiando numerosas rocas que forman parte de una división geológica que los científicos de la misión llaman la Formación Murray. Los resultados hasta ahora han sido muy interesantes. El robot se encontró una capa de de piedra arsenisa, un tipo de roca formada por la acumulación de sedimentos en el fondo de un lago.

Mientras que los miembros del equipo no saben la tasa exacta a la que se depositó la lutita, la extensión de la capa sugiere que el lago del cráter Gale persistió durante millones, o tal vez incluso decenas de millones de años.

La nave Mars Reconnaissance Oribiter (también de la NASA) ha identificado tres “unidades” geológicas por encima del Curiosity que los científicos de la misión quieren explorar antes de que llegue a su fin (la NASA ha ampliado la misión del Curiosity hasta por lo menos, octubre de 2018).

De acuerdo a los científicos, una de estas “unidades” o capas de roca contiene hematita, un mineral compuesto de óxido férrico, y la otra es rica en arcilla, que se forma en agua líquida. La tercera unidad contiene concentraciones saludables de sulfatos, y podría marcar el comienzo de la transición hacia el Marte frío y seco que conocemos hoy en día.

El Curiosity intenta probar estas tres unidades. A pesar de que desde el momento del aterrizaje, el rover sufrió daños significativos en las ruedas, las nuevas técnicas de conducción y el evitar los terrenos más difíciles, deberá permitirle avanzar varios km más sobre el Planeta Rojo. Además, los científicos aseguran que los instrumentos científicos están aún en muy buen estado.

Así que en este aniversario celebremos que el robot más querido de todos los tiempos aún nos depara varias sorpresas sobre el enigmático planeta Rojo. 

**

Fuente:

Space.com 

También te puede interesar: