La portada del Disco de Oro de las sondas Voyager

El mensaje que la Tierra envió a los extraterrestres ya está disponible en SoundCloud

28-07-2015

En 1977 las naves gemelas Voyager fueron lanzadas desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral, a bordo de cohetes Titán-Centaur. Las naves volarían entre los planetas gigantes gaseosos y, después de un frenesí de recolección de datos, serían lanzadas hacia las afueras del sistema solar.

Estas naves espaciales estaban destinadas a convertirse en embajadores interestelares. Menos de 9 meses antes de su lanzamiento, el personal de la NASA pidió a Carl Sagan que preparara "algún mensaje para una posible civilización extraterrestre".

Las llevaron a bordo un disco de oro codificado con los “Sonidos de la Tierra”. A medida que la nave espacial voló cerca de Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno, y hasta el borde del espacio interestelar, estos discos de oro estaban destinados a servir como un saludo a todos los extraterrestres que la nave pudiera encontrar en el camino. Algo así como una " botella dentro del océano cósmico", como lo dijo Carl Sagan.

Las sondas Voyager llevarían una selección de la mejor música de la Tierra, una galería de fotos de nuestro planeta y de sus habitantes y un ensayo sobre sonidos terrestres, tanto naturales como tecnológicos, con soporte de audio.

Frank Drake, un miembro clave del equipo de Sagan, sugirió un disco fonográfico. Según sus cálculos, las marcas en un disco fonográfico de metal adecuadamente resguardado podrían durar cientos de millones de años en el espacio interestelar, erosionadas principalmente por una muy leve llovizna de impactos de micrometeoroides. Un disco de cobre cubierto de oro satisfaría los requisitos térmicos y magnéticos de las sondas Voyager.

Cuando todo estuvo dicho y hecho, las naves espaciales Voyager despegaron con 118 fotografías, 90 minutos de música, saludos en 55 idiomas humanos y un lenguaje de ballenas, un ensayo con soporte de audio que contenía desde pozos de lodo burbujeantes hasta perros ladrando y el estruendoso despegue de un cohete Saturno V, una madre y su hijo, herramientas de piedra, un latido del corazón, un extraordinariamente poético saludo del Secretario General de las Naciones Unidas y las ondas cerebrales de una joven enamorada.

Las grabaciones han estado en línea por años como clips de audio individuales. Pero ahora, por primera vez, la NASA las ha subido a SoundCloud. Así que en lugar de hacer clic de un lado a otro para escuchar las diferentes pistas del reproductor de audio, puedes escucharlas de manera continua aquí: 

Fuentes: NasaPopScience

También te puede interesar: