Crédito: ESA/Rosetta/NAVCAM

Histórico: Rosetta con órdenes de aterrizar sobre un cometa

10-11-2014

Una maniobra jamás intentada.

Como sacado de una película de ciencia ficción,  la misión Rosetta llegará a su clímax el próximo miércoles cuando los científicos intenten una hazaña histórica: aterrizar una sonda robótica en la superficie de un cometa en movimiento.

Después de perseguirlo por más de 10 años a través del sistema solar, la nave espacial de la Agencia Espacial Europea, Rosetta, por fin está lista para aterrizar sobre su objetivo: Churymov-Garasimenko, mejor conocido como el Cometa 67P. Para muchos astrónomos y amantes del cielo y del espacio este es uno de los acontecimientos más emocionantes en la historia reciente. Pero ¿por qué sería importante para todos los demás?

 

rosetta selfie.jpeg

Una misión sin precedentes

Lanzada en el 2004, Rosetta es la primera misión en perseguir un cometa durante un largo período de tiempo; es la primera misión que se acerca a menos de 10 km de un cometa y será la primera misión con un módulo de aterrizaje para cometas.

El módulo de aterrizaje, llamado Philae, aterrizará en la “cabeza” del núcleo del cometa. Esta área ha sido nombrada 'Agilkia', nombre de una isla en el río Nilo donde existen actualmente una serie de templos que antes estaban en la isla Philae, donde fue encontrado el obelisco Philae, que da nombre al módulo de aterrizaje, y que sirvió, junto con la piedra Rosetta, para avanzar enormemente en el descifrado de los jeroglíficos egipcios.

Philae enfrenta varios obstáculos: Rocas peligrosas, laderas empinadas, acantilados y grietas profundas, son algunos de ellos. Aquí está una imagen a 27 km de distancia, que muestra la extrañeza y complejidad del lugar de aterrizaje.

 
Philae_s_landing_site_30_October_2014_node_full_image_2.jpg
 

Siete horas de nerviosismo

El increíble suceso tendrá lugar a unos 500 millones de kilómetros de la Tierra, por lo que la señal de Rosetta tardará 28 minutos y 20 segundos para llegar al sitio de control en Alemania. Con el módulo de aterrizaje descendiendo a unos tres kilómetros por hora, el descenso tomará siete horas aproximadamente.

De acuerdo a los especialistas, el aterrizaje en el cometa 67P será más complicado que en cualquier otro cuerpo de mayor tamaño como una luna o un planeta. Esto se debe a que los cometas son pequeños cuerpos con poca gravedad, en consecuencia, el rebote se convierte en un verdadero problema. 

De acuerdo al sitio ABC science, el ingeniero australiano Warwick Holmes, quien ayudó a construir Rosetta, menciona que "El cometa 67P tiene alrededor de 1/50,000 de la gravedad de la Tierra, por lo que el módulo de aterrizaje que pesa 100 kilogramos en la Tierra, sólo pesa dos gramos en el cometa 67P, que es menos de lo que pesa una hoja de papel". Sin embargo Holmes expresa que cuentan con una serie de mecanismos para minimizar el rebote, incluyendo un robusto sistema de anclaje con el terreno. 

Comienza la misión

Una vez que Philae aterrice sobre la superficie del cometa, comenzará su misión científica. Philae llevará 10 instrumentos a la superficie del cometa que están diseñados para tomar fotos, analizar la composición molecular del cometa, perforar en el cuerpo cósmico y llevar a cabo otros experimentos.

Se espera que Philae funcione durante unos tres o cuatro meses, ya que está diseñado para la superficie helada del cometa.  Rosetta por su parte, continuará orbitando el cometa a medida que se acerca al Sol, sucediendo el 15 de agosto su máximo acercamiento. Este tiempo le dará a los científicos la oportunidad para observar los cambios del cometa a medida que se comienza a calentar.

 
Rosetta_espanol.png

¿Por qué aterrizar en un cometa?

Los cometas son algunos de los elementos más antiguos -no modificados-, del sistema solar, por lo que estudiar su núcleo es una de las mejores formas de estudiar el pasado del sistema solar y el origen del universo.

Además, estudiar las moléculas de agua, así como la química del carbono complejos en el cometa pueden darnos importantes pistas sobre el origen del agua y la vida en la Tierra.

Por último, la exploración espacial siempre amplifica nuestra perspectiva como seres humanos para aprender a apreciar y cuidar nuestro planeta y comprender nuestro lugar en el universo.  

También te puede interesar: