Laika, primer ser vivo en el espacio.

Laika, la perra que abrió las puertas del espacio hace 60 años

03-11-2017

Perra espacial soviética y heroína de la humanidad


Por: Deyanira Almazán

El 3 de noviembre de 1957, apenas un mes después de haber lanzado el primer satélite artificial al espacio, Sputnik 1, los soviéticos mandaron un segundo satélite.

El lanzamiento del Sputnik 2 fue programado para coincidir con el cuadragésimo aniversario de la Revolución de Octubre, y la nave en sí misma fue una declaración nacionalista, seis veces más pesada que el Sputnik 1, diseñada para volar casi el doble, y con un pasajero vivo: una perrita pequeña y peluda llamada Laika.

Laika no fue el primer animal en el espacio. Esa distinción se le otorgó a unas moscas de la fruta que Estados Unidos lanzó en una misión suborbital en febrero de 1947. Pero tampoco fue el primer perro en subir a un cohete ruso.

Seis años antes, un par de perros llamados Dezik y Tsygan habían alcanzado la cúspide del espacio exterior, y desde entonces otras dos docenas de perros los siguieron. En todos los casos, los soviéticos habían elegido perros callejeros bajo la teoría de que sobrevivir en las calles estrechas de Moscú era buena preparación para los rigores de los vuelos espaciales.

Laika se destacó de otros perros ya que tenía un temperamento tranquilo y pesaba solo 5 kilogramos. Vladimir Yazdovsky, quien preparó a Laika para su vuelo, la describió como "tranquila y encantadora".

Otra dos perras, Mushka y Albina, también fueron entrenadas para el lanzamiento del Sputnik 2. Las tres se embarcaron en un intenso período de entrenamiento antes del vuelo tan esperado. Durante su entrenamiento fueron encerradas en jaulas progresivamente más pequeñas para prepararlas para los confines de la nave espacial. Laika fue entrenada para comer un gel especial rico en nutrientes que le serviría de alimento durante su vuelo y también fue colocada en máquinas que estimularon el ruido y la aceleración que experimentaría durante el lanzamiento.

Aunque solo tuvieron cuatro semanas para construir la Sputnik 2, la nave estaba equipada con una variedad de dispositivos para mantener viva a Laika. Había un generador de oxígeno para absorber el dióxido de carbono, un ventilador activado por la temperatura y estaba llena de suficientes alimentos gelatinosos para mantenerla viva durante siete días.

Sin embargo, todos sabían que Laika no sobreviviría. La tecnología para desorbitar aún no se había desarrollado.

En las primeras horas del 3 de noviembre finalmente ocurrió el despegue, pero hubo problemas inmediatos. La frecuencia cardíaca de Laika aumentó a 240 latidos por minuto, en comparación con 103 antes del lanzamiento, mientras que su respiración era casi cuatro veces más rápida; el núcleo Blok A del cono frontal de la nave 2 no se separó, lo que detuvo el funcionamiento del sistema de control térmico y elevó la temperatura a 40 grados Celsius. Aunque el pulso de Laika lentamente volvió a la normalidad, después de cinco a siete horas estaba muerta.

Inicialmente, las publicaciones soviéticas afirmaron que el perro murió sin dolor después de una semana en la órbita de la Tierra. Pero en el 2002, cuarenta y cinco años después del hecho, científicos rusos revelaron que Laika probablemente había muerto en completa agonía, después de unas pocas horas en órbita.

En su libro “Soviet Space Dogs”, la autora rusa Olesya Turkina hace un homenaje a los Perros Espaciales Soviéticos, quienes jugaron un papel crucial en el programa espacial de aquél entonces. En el libro Turkina cita a uno de los científicos de la misión de Laika:

"Cuanto más tiempo pasa, más lo siento". No deberíamos haberlo hecho. No aprendimos lo suficiente de la misión para justificar la muerte del perro ".

El lanzamiento de Sputnik 2 fue uno de los tres vuelos espaciales que sacudió a los Estados Unidos en 1957, causando gran preocupación entre los estadounidenses sobre sus capacidades tecnológicas en comparación con aquellas de su rival en la Guerra Fría.

Con el tiempo, esta rivalidad fue la que llevo a los Estados Unidos a lanzar exitosamente el Explorer 1 en 1958, a Yuri Gagarin a convertirse en el primer ser humano en el espacio, al astronauta norteamericano Neil Armstrong pisar la Luna por primera vez, y a todo lo que hemos podido aprender y descubrir desde entonces.  

Si bien la muerte de Laika fue trágica y agonizante, hoy le rendimos homenaje a ella y a todos los seres vivos que han sido parte fundamental para el descubrimiento y la exploración de nuestro cosmos. Laika no solo es una perra espacial soviética, es una heroína de la humanidad. 

También te puede interesar: