Sonda Mariner 2 (NASA).

Mariner 2: la primera sonda espacial que exploró otro planeta

17-12-2017

Y el elegido fue Venus.

Por: Alejandra Almed

Hace 55 años tuvimos nuestro primer encuentro planetario exitoso, y el elegido fue Venus. La nave Mariner 2 realizó el sobrevuelo por el también llamado gemelo malvado de la Tierra, e hizo varios descubrimientos del planeta, así como datos científicos del espacio interplanetario.

Hasta ese momento poco se sabía sobre el planeta Venus. Al ser del mismo tamaño que la Tierra, los científicos llamaban a ambos hermanos, también se pensaba que como Venus orbitaba más cerca del sol éste sería más cálido, tanto o igual que los trópicos de nuestro mundo.

Sin embargo, un joven científico propuso algo un tanto diferente: la alta concentración de dióxido de carbono conocido en la atmósfera del planeta crearía un efecto invernadero desenfrenado que produciría altas temperaturas en la superficie; este joven era Carl Sagan, y tenía toda la razón.

El Laboratorio de Propulsión en Pasadena, California planeó y ejecutó la misión del Mariner 2 en tan solo un año.  Para lograrlo, la NASA diseñó la nueva nave basada directamente en las sondas lunares Ranger, lo que ahorraría tiempo y dinero

El explorador pesó poco más de 200 kilos. Entre su carga, llevaba 7 instrumentos científicos destinados a estudiar la atmósfera y la temperatura del segundo planeta del sistema solar, así como su campo magnético, los rayos y el polvo cósmicos y el viento solar; todos los datos enviados por Mariner 2 fueron recibidos en la Tierra en un aproximado de 8-1/ 3 bits por segundo.

El proyecto original tenia planeado dos naves. No obstante, Atlas-Agena, el cohete de Mariner 1, desvió su rumbo y fue destruido poco después de su lanzamiento el 2 de julio de 1962. Mariner 2 fue lanzada exitosamente el 27 de agosto del mismo año.

Durante su viaje de 110 días, la nave espacial envió a los científicos en la Tierra datos científicos del entorno interplanetario, con lo que confirmaron la existencia del viento solar a través de una corriente de partículas cargadas que emanaban del sol.

Cuando la nave se acercó a Venus, uno de sus paneles solares comenzó a fallar, pero inexplicablemente se mantuvo lo suficientemente sano para que la nave no se sobrecalentara y pudiera completar la misión.

El 14 de diciembre de 1962, Mariner 2 pasó tan cerca de Venus -a poco menos de 35 km- que pudo medir la temperatura: de 148 grados C. a 204 grados C, confirmando la predicción de Sagan del efecto invernadero que se crea en la superficie venusiana. También comprobó que la presión atmosférica es 20 veces mayor que la de la Tierra, y que este planeta no tiene campo magnético apreciable, a diferencia del nuestro, lo que significa que es constantemente bombardeado por rayos cósmicos. Con estos datos devueltos a la Tierra, las predicciones e ideas sobre Venus como un paraíso tropical tuvieron que ser totalmente eliminadas.

Por supuesto que nadie se esperaba que futuras misiones iban a llegar más lejos, iban a medir mayores temperaturas y explorar todos los planetas del sistema solar, e incluso cometas y planetas enanos. La última trasmisión de esta nave fue el 3 de enero de 1963, quedando en la historia como la primera nave en indagar otro mundo. Aquí empezó el principio de la exploración planetaria.

“Habrá otras misiones a Venus, pero nunca habrá otra primera misión a Venus." Dijo Jack James, Gerente de Proyecto. 

También te puede interesar: