Impresión artística de Oumuamua (European Southern Observatory/M. Kornmesser)

Oumuamua: el primer visitante interestelar

22-11-2017

Y con características nunca antes vistas.

Por: Deyanira Almazán

Por primera vez, astrónomos han observado un asteroide con origen interestelar, es decir, que no proviene de nuestro sistema solar, y trae a los científicos locos de la emoción. 

El descubrimiento se hizo el pasado 19 de octubre, cuando un grupo de astrónomos en Hawái, utilizando el telescopio Pan-STARRS1, detectaron el misterioso objeto recorriendo nuestro sistema planetario a una gran velocidad.

Originalmente pensaron que se trataba de un antiguo cometa, pero las observaciones revelaron que en realidad era un asteroide y que provenía de otro sistema solar. Esta es la primera vez que la categorización de un cometa cambia a asteroide, y por supuesto, también la primera vez que se detecta proveniente de otra estrella, pues hasta ahora, todos los asteroides y cometas observados provenían de nuestro vecindario cósmico.

"Durante décadas hemos teorizado que tales objetos interestelares están allá afuera, y ahora, por primera vez, tenemos evidencia directa de que existen", Thomas Zurbuchen, miembro de la Dirección de Misión Científica de la NASA dijo en un comunicado.

"Este descubrimiento que está haciendo historia, abre una nueva ventana para estudiar la formación de sistemas solares más allá del nuestro".

El misterioso visitante se ha denominado Oumuamua, que en hawaiano significa “mensajero de lejos que llega primero”, aunque su nombre oficial es 1I/2017 U1.

Cuando 'Oumuamua fue descubierto, los telescopios de todo el mundo comenzaron a hacer observaciones. El Observatorio Gemini y el VLT de ESO en Chile, el observatorio Canadá, Francia, Hawái, el Telescopio Infrarrojo del Reino Unido y otros observatorios se enfocaron en el asteroide y pudieron así revelar sus fascinantes características. Los resultados fueron publicados el 20 de noviembre en la revista Nature.

El 9 de septiembre, Oumuamua giró alrededor del Sol y el 14 de octubre tuvo su mayor acercamiento con nuestro planeta. Actualmente se encuentra a 200 millones de kilómetros de nosotros y de acuerdo a los científicos, se aleja a aproximadamente 137,900 km/h con relación al sol.

Oumuamua varía muchísimo en brillo, en un factor de diez, a medida que gira sobre su eje cada 7.3 horas. Ningún otro cometa o asteroide en el Sistema Solar varía tanto en brillo.

De acuerdo a los científicos, esta gran variación significa que el objeto es muy alargado; su longitud es unas diez veces mayor que su anchura, y podría medir hasta 400 metros de largo. En otras palabras, tiene forma de cigarro, algo nunca antes visto en un asteroide.

Ilustración Oumuamua 2.jpgRepresentación artística de Oumuamua. ESO

 

Otro descubrimiento fue el color, un rojo oscuro similar a los objetos del Sistema Solar exterior, y confirmaron también que es totalmente inerte, sin el menor atisbo de polvo alrededor.

Estas propiedades sugieren que Oumuamua es denso, posiblemente rocoso o con gran contenido metálico, sin cantidades significativas de hielo o agua, y que su superficie ahora es oscura y está enrojecida debido a los efectos de la irradiación de rayos cósmicos durante millones de años.

Pero eso no es lo más emocionante, los cálculos iniciales mostraron que el asteroide provenía de la ubicación de la estrella Vega, la principal estrella en la constelación de Lira, a unos 25 años luz de distancia.

Sin embargo, incluso viajando a la vertiginosa velocidad de 95,000 kilómetros por hora, le habría llevado 300,000 años llegar a la Tierra desde Vega, y Vega no estaba en el mismo lugar hace 300,000 años, lo que sugiere que Oumuamua pudo haber estado viajando por el espacio, sin arraigarse a ningún sistema estelar, durante cientos de millones de años.

Y esto no será lo único que aprendamos de este místico visitante, utilizando el Telescopio Espacial Hubble y el telescopio espacial Spitzer de la NASA, los astrónomos continúan estudiando a Oumuamua mientras se dirige hacia el sistema solar exterior.

Los astrónomos estiman que esos visitantes interestelares viajan desenfrenados a través del sistema solar interno una vez al año, pero solo recientemente, con ayuda de la poderosa óptica de telescopios como Pan-STARRS1, los científicos han sido capaces de detectar estos objetos muy débiles.

¡No podemos esperar a saber qué otros descubrimientos nos esperan!

**

Fuentes: 

ESO; Space; Nature

También te puede interesar: