Concepción artística del cuerpo planetario 2014 UZ224. Crédito: Alexandra Angelich (NRAO/AUI/NSF)
Alexandra Angelich (NRAO/AUI/NSF)

Tenemos nuevo planeta enano en nuestro Sistema Solar

18-04-2017

Con permiso, Plutón...

Por: Antonio Medina

Nuestro Sistema Solar tiene un nuevo residente. Se trata del objeto 2014 UZ224, mejor conocido como “DeeDee” (por sus iniciales en ingles “Distant Dwarf”) que se encuentra a punto de obtener la denominación de planeta enano.

Este cuerpo helado tiene 635 kilómetros de diámetro, lo que le da la masa suficiente para ser esférico y el derecho a ser ascendido al estatus de planeta enano, según declararon investigadores de la Universidad de Michigan.

DeeDee fue observado por primera ocasión en el año 2014 mediante el uso del Telescopio Victor M. Blanco, ubicado en el Cerro Tololo en el Observatorio Inter- Americano de Chile, aunque el anuncio oficial de su existencia no se dio hasta el 2016. Las observaciones iniciales permitieron al grupo de astrónomos determinar la órbita de DeeDee, la cual describe una onda altamente elíptica alrededor del Sol, con una duración de 1,100 años terrestres.

En el punto de su órbita más lejano del Sol, se coloca a 180 UA (27,000 millones de km)  y en el más cercano, a 38 AU (5,700 millones de km). Una UA es la distancia media entre la Tierra y el Sol – alrededor de 150 millones de km.

DeeDeeOrbit.jpg

DeeDee es el segundo objeto transneptuniano más alejado del Sol. Solamente el planeta enano Eris, se encuentra más lejos, aunque en ciertos momentos, la órbita de DeeDee se aleja más de nuestro astro que la de Eris. Para darnos una idea más clara de la órbita de DeeDee, Plutón órbita alrededor del Sol a un promedio de 6 mil millones de kilómetros, tan sólo un tercio del punto más lejano de la órbita del que próximamente podría convertirse en el nuevo planeta enano.

Las observaciones con el telescopio Blanco, no permitieron a David Gerdes, científico líder de esta investigación, determinar de manera correcta el tamaño de DeeDee, a pesar de que los colegas de Gerdes sospechaban que podría ser un planeta enano, no les era posible definir con dichas observaciones si DeeDee era pequeño y brillante o grande y oscuro. Así que el grupo de investigadores decidió estudiar este cuerpo celeste con el telescopio ALMA (Atacama Large Millimiter/Submillimeter Array), un sistema de poderosos radiotelescopios ubicado en el desierto de Atacama, en Chile. Con el ALMA, el equipo de Gerdes pudo obtener lecturas de temperatura de DeeDee, las cuales son directamente proporcionales a su tamaño.

DeeDee es realmente frío, está a -243 grados Celsius, lo cual es muy cercano al cero absoluto. Y esto no fue lo único que se pudo medir por medio del ALMA, pues también se obtuvieron mediciones acerca de su brillo en luz de longitud de onda milimétrica. Los resultados arrojaron que este objeto solamente refleja el 13% de la luz solar que lo golpea, la misma reflectividad de la suciedad que se encuentra en un campo de béisbol.

Los datos obtenidos tanto con el telescopio Blanco como con el ALMA, permitieron al equipo de investigadores determinar el tamaño de DeeDee, resultados que fueron publicados hace unos cuantos días en el Astrophysical Journal Letter. El descubrimiento y estudio de DeeDee, que aún no ha sido oficialmente nombrado como un planeta enano, son una muestra de que se puede investigar las profundidades del Sistema Solar, donde se cree que existe el “Planeta Nueve”, un planeta hipotético ubicado en el Sistema Solar exterior que aún no ha sido descubierto.

Aún nos quedan muchas cosas por descubrir en nuestro Sistema Solar y las investigaciones como las que permitieron el descubrimiento de DeeDee podrían develar muchos de los misterios que aún rondan en nuestro vecindario galáctico.

También te puede interesar: