Mapa sobre el uso de la práctica conocida como "horario de verano" en el mundo.

Este domingo termina el horario de verano y fue todo un éxito

26-10-2017

Gracias horario de verano, muchas gracias.

Por: Antonio Medina

Cada año, el primer domingo de abril, todos los mexicanos adelantamos nuestros relojes una hora para entrar en lo que todos conocemos como el horario de verano.

Durante un par de semanas, escuchamos recurrentemente en nuestros trabajos o escuelas que las personas no se acostumbran al nuevo horario, que se sienten cansadas, que no les gusta despertarse cuando no hay sol y que llegaron tarde por el horario de verano… En fin, mil excusas y quejas sobre esta práctica. Pero al parecer todo esto vale la pena.

El próximo domingo, el último de octubre para ser exactos, volveremos a retrasar nuestros relojes para regresar al horario normal y tras estos siete meses en los que estuvimos viviendo una hora adelante, los resultados son asombrosos.

De acuerdo con los cálculos preliminares de la Comisión Federal de Electricidad, el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica y el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias, la aplicación del horario de verano en este 2017 ha tenido grandes beneficios.

La implementación de este programa permitió que se pudieran ahorrar un total de 899.75 gigawatts por hora. Con este ahorro energético se podrían abastecer las necesidades de electricidad de 563 mil casas durante todo un año, lo cual nos hace pensar que de verdad es positiva la aplicación de este programa.

Pero el ahorro energético no es lo único bueno acerca del horario de verano, pues si hablamos en términos económicos, este plan también es todo un éxito. Si consideramos que el costo medio de la energía eléctrica es de 1.48 pesos por kw/h para el uso en cualquier casa, podemos calcular que el ahorro en cuanto a dinero fue enorme: un total de 1,332 millones de pesos que no fueron gastados en el uso de energía eléctrica.

Y la cosa no para ahí, y es que el medio ambiente también resulta beneficiado con el programa “Horario de Verano”. El ahorro de toda esta energía evitó que se lanzaran al ambiente cerca de 408 mil toneladas de bióxido de carbono. Tal vez esto no te dé una idea de lo que esta cifra representa, pero este número es equivalente a quemar 1,146 barriles, 48,132 galones o 182,214 litros de petróleo crudo, algo que resulta bastante perjudicial para nuestro planeta.

Pero no todo es miel sobre hojuelas...

DaylightSavingTime01.pngMapa sobre el uso de la práctica conocida como "horario de verano" en el mundo.

 

Si bien la mayoría de las opiniones son a favor, también hay muchas en contra de esta práctica. Diversos estudios han demostrado que una hora más de sol puede también provocar un aumento en el uso del automóvil y de otros aparatos electrónicos como aire acondicionado.

En 1999, la Comisión Europea encargó un estudio para evaluar el impacto del ahorro de luz natural en el consumo de energía. Los resultados fueron que en promedio se ahorró luz en 0.3%, pero hubo un crecimiento en el tráfico durante las horas de la tarde y el uso de la calefacción artificial en la mañana.

Pero esto no es todo, otros estudios se enfocan en cuestiones de salud. De acuerdo a un cronobiólogo alemán, nuestros cuerpos nunca se ajustan al horario de verano. Según su investigación, mover los relojes hacia adelante y hacia atrás interrumpe los ciclos normales de sueño, provocando una especie de jet-lag perpetuo que conduce a una disminución de la productividad, la calidad de vida y el aumento de la fatiga.

A pesar de todos estos resultados, muchos son los países que hoy en día adoptan esta medida para regular el ahorro de energía eléctrica. Desde 1996, México es uno de los 86 países que implementan esta práctica cada año.

También te puede interesar: