Foto: Expert Vagabond

Las Coloradas: El paraíso yucateco de las aguas rosas

11-07-2017

Dentro de la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos, en el estado de Yucatán, existe un sitio donde las aguas se pintan de rosa.

Por: Antonio Medina 

En lo más recóndito del estado de Yucatán, a 270 km de la ciudad de Mérida, se encuentra Ría Lagartos, un estero ubicado en el litoral norte de la península que fue declarado Reserva Especial de la Biósfera en 1979; pero su gran biodiversidad ha sido reconocida durante toda su historia.

Antes de la llegada de los españoles, los mayas habitaron Ría Lagartos y lo llamaron Hol-Koben, que significa “las tres piedras que forman una hoguera”. El sitio ocupa un área aproximada de 60 mil hectáreas y es un lugar de gran interés biológico y ecológico, pues lo habita una gran variedad de peces, reptiles, mamíferos y aves, entre las que destaca el Flamenco rosado, que suele habitar esta ría en cantidades bastante abundantes, pintando de rosa la región.

Flamenco.jpg
Flamenco rosado en Ría Lagarto, Yucatán, México. Foto: El Universal

 

Pero estos peculiares animales no son lo único de color rosa en Ría Lagartos, pues en este impresionante lugar existe un sitio conocido como Las Coloradas, donde las aguas se tiñen de rosa.

Una ría es un accidente geomorfológico conformado por un sistema de agua semicerrado, que combina el agua dulce proveniente de manantiales y del manto freático, con las aguas saladas del mar; en el caso de Ría Lagartos, las aguas del Golfo de México y el Mar Caribe. Y es justamente en este sistema donde se encuentran las aguas rosas de Las Coloradas.

Este pequeño poblado pesquero de la costa yucateca se caracteriza por la producción de sal desde la época de los Mayas, pues es justo aquí que se encuentra una de las salineras más grandes de México, y es precisamente la sal la que da vida a estas impresionantes aguas rosas.

WhatsApp Image 2017-07-11 at 2.18.15 PM.jpeg
Bruised Passports

 

La realidad es que no se trata de un lago, ni de una laguna, sino de una planta salinera que cuenta con más de 7 kilómetros de extensión, donde se encuentran cerca de 20 charcas de alrededor de un metro de profundidad cada una. El agua proveniente de la ría se deposita en este lugar para la posterior extracción de la sal, a través de la evaporación y el uso de filtros especializados.

Este proceso dura alrededor de seis meses, en sus inicios las aguas tienen el mismo color que el agua de la ría, un tono entre verdoso y marrón. Pero durante los últimos dos meses del proceso de extracción de sal, es cuando las charcas comienzan a tomar tonos que pueden ir desde las tonalidades rojizas hasta el rosa pastel.

Estas aguas de alucinantes colores tienen una explicación científica y es que debido a la gran concentración de sal que tienen las charcas durante los últimos meses, un microscópico crustáceo parecido al camarón, llamado artemia salina, habita las aguas. El sol, las algas y la gran cantidad de estos microorganismos es la causa de que podamos disfrutar de estos paisajes que parecen salidos de un cuento.

MontañasSal.jpg
Montañas de sal en Las Coloradas, Yucatán. Foto: Usuario de twitter @ascaroz

 

Finalmente, cuando las aguas se evaporan por completo, dejan los cristales de sal listos para su recolección y procesamiento. La sal es reunida y apilada en grandes montañas que podrían confundirse con montañas de nieve y este proceso comienza un nuevo ciclo de seis meses, para darle vida a uno de los espectáculos más impresionantes de este planeta, las aguas rosas de Las Coloradas.

También te puede interesar: