Crédito: Sergei Makurin

Los 7 Gigantes de los Urales

14-07-2018

Rusia 2018: más allá del fútbol.

Por: Antonio Medina

 

Justo en la mitad de la frontera entre Europa y Asía, en territorio ruso, se encuentra uno de esos lugares en donde se puede oler el paso del tiempo, un lugar que más allá de su belleza natural nos asombra por la peculiaridad de sus formas, así es Man Pupu Nyor, un lugar mejor conocido como los 7 Gigantes de los Urales.

Siete impresionantes formaciones rocosas se erigen en la cima de una montaña perteneciente a los montes Urales, en medio de la reserva natural de Pechora Illich. Estas rocas son parecidas a los Moais que podemos apreciar en la Isla de Pascua, pero estas no han sido talladas de ninguna manera, la erosión ha sido la encargada de darles sus peculiares formas.

Van desde los 30 y hasta los 42 metros de alto y su edad se ha datado en aproximadamente 200 millones de años, durante los cuales el tiempo, la lluvia, el calor, la nieve, el viento y las heladas, fueron erosionando gradualmente la montaña hasta destruir por completo las rocas blandas que la conformaban y dejando solo los esquistos sólidos de cuarcita-sericita de los cuales están formadas los 7 gigantes.

El más llamativo es un pilar de 34 metros de alto, con una forma parecida al de una botella invertida, que se encuentra alejado por varios metros de los otros seis cuerpos ubicados al borde del acantilado. Esta disposición dio pie a la leyenda del pueblo local Mansi, la cual cuenta que este lugar era un sitio sagrado, donde solo podían entrar los chamanes de la tribu. Un día, seis gigantes llegaron a la zona para intentar destruir el pueblo, por lo que el Chamán en turno fue a enfrentarlos y convirtió a los seis gigantes en piedra, pero en una voltereta del destino, él mismo terminó siendo víctima de su propio hechizo y convirtiéndose en el séptimo pilar, el que se encuentra alejado del resto del grupo.

Hoy en día, la zona de Man Pupu Nyor ha ido creciendo en popularidad, y con ello también el número de turistas que lo visitan. Esto llevó al gobierno ruso a cerrar las rutas para llegar en automóvil al sitio y ahora únicamente se puede acceder a estos siete pilares mediante helicóptero, motos de nieve durante el invierno o a pie. Pero este esfuerzo que se debe hacer para llegar hasta los 7 Gigantes de los Urales es muy bien recompensado por el placer de admirar una de las siete maravillas naturales de Rusia.

También te puede interesar: