¿Por qué el cielo es azul?

29-03-2016

Mirar el cielo es un acto que produce una sensación de libertad y tranquilidad indescriptible, admirar su color y los tonos que va adquiriendo de acuerdo a la luz del sol...

pero, ¿por qué el cielo es azul?

El color del cielo se debe a la manera en que los gases de la atmósfera se mezclan con los rayos del sol. La luz blanca que vemos del sol, en realidad está compuesta por colores diferentes, cada uno con su propia amplitud de onda. Algunos colores, como el azul, viajan en ondas cortas, mientras que otros como el rojo viajan en ondas largas y relajadas.

colores longitud de onda.png

Cuando la luz del sol llega a la atmósfera, los gases y partículas presentes dispersan la luz en todas direcciones. Debido a que el color azul viaja en ondas más pequeñas y cortas se dispersa más que otros colores, permitiéndonos ver un cielo azul la mayor parte del tiempo.

cieloazul1.jpg

Este fenómeno se denomina dispersión de Rayleigh, y se refiere a la dispersión selectiva de la luz por partículas cuyo tamaño es menor que un décimo de la longitud de onda de la luz. Ocurre con mayor frecuencia cuando la luz viaja por gases (aunque también sucede con sólidos y líquidos transparentes).

La dispersión de Rayleigh depende en su mayoría de la longitud de onda de la luz; siendo la luz con menor longitud de onda la que más se dispersa. En la atmósfera baja, las pequeñas moléculas de oxígeno y nitrógeno dispersan la luz con longitud de onda más corta –como la azul y violeta- mucho más que aquella con longitud de onda larga –como el rojo o amarillo-. De hecho, la dispersión de la luz violeta (de 400 nanómetros) es 9.4 veces mayor que la dispersión de la luz roja (de 700 nanómetros).

Si bien las partículas atmosféricas dispersan la luz violeta más que la azul (de 450 nanómetros), el cielo se ve azul porque nuestros ojos son más sensibles a la luz azul y porque parte de la luz violeta es absorbida en la atmósfera superior.

Durante el amanecer o el atardecer, a medida que el sol está más cera del horizonte, la luz del Sol debe atravesar una porción de atmósfera mayor para alcanzar nuestros ojos, por lo que incluso más luz azul y violeta es dispersada, permitiéndonos observar tonos rojos y anaranjados.

puesta.jpg

 

Fuentes:

FCAGLP; SPACE PLACE, NASA

También te puede interesar: