Stockphoto
Una imagen del sol de medianoche sobre el extremo norte de la mitad occidental del globo. Crédito: Brian McNoldy
Celebración del comienzo del verano en Stonehenge.
Fotografía por Brian Stablyk, GETTY

Solsticio de verano en el norte, solsticio de invierno en el sur

20-06-2017

Comienza el verano en el norte y el invierno en el sur

Este 21 de junio a las 4:24 am UTC (20 de junio a las 11:24 pm en la Ciudad de México) ocurrirá el solsticio de verano en el hemisferio norte y el solsticio de invierno en el sur. Es el momento en el que el Sol alcanza su más alto grado de declinación norte (+23º 27'). Esto marca también el día más largo y luminoso del año en el hemisferio norte y la noche más larga en el sur.

Los solsticios

Sabemos que la Tierra no gira derechita, sino que lo hace inclinada en un ángulo de 23.5°. Esto hace que la luz del Sol no llegue con la misma intensidad a toda la superficie de la Tierra y haya un calentamiento desigual, y con esto, vientos y las diferentes estaciones del año.

El eje de la Tierra siempre apunta hacia la misma dirección en el espacio (el polo norte apunta hacia Polaris, la Estrella del Norte). En junio, el hemisferio norte está inclinado hacia el Sol, recibe luz y calor de manera más directa y tiene días más largos que las noches. Por el contrario, el polo sur estará más alejado del Sol y recibirá menos luz y calor. 

Seis meses después, en diciembre, la Tierra habrá dado la mitad de su vuelta alrededor del Sol. El hemisferio norte ahora no estará inclinado hacia el Sol, recibirá menos luz y experimentará el frío invierno, mientras que el hemisferio sur estará disfrutando de un caluroso verano. 

solsticioreverencia.jpg

 

A estos dos momentos del año, al de mayor y menor luz solar, se les conoce como solsticios, ocurren el 21 de junio y 21 de diciembre —aproximadamente— y marcan el inicio del verano y del invierno, respectivamente. La palabra solsticio proviene del latín y significa “el sol se detiene". 

¿Por qué el Sol no se oculta en algunas partes de la Tierra? 

Durante las fechas cercanas al solsticio de verano, Noruega, Finlandia, Groenlandia, Alaska y otras regiones polares experimentan el fenómeno conocido como "sol de medianoche". 

En el Círculo Polar Ártico el sol no se esconde en absoluto. Una vez más todo se reduce a la inclinación del eje de la Tierra.

El solsticio de verano es el punto en la órbita de la Tierra cuando el polo norte se inclina más hacia el sol. Por lo tanto, las regiones polares están iluminadas continuamente y hay luz las 24 horas del día en el círculo polar ártico. Esto se debe a una latitud de 23 grados desde el polo, igualando el ángulo de inclinación de la Tierra. 

SolMedianoche.jpg
Solsticio de verano desde la Bahía de Prudhoe, Alaska.
Foto: Brian Stablyk, Getty


Por el contrario, cualquier persona en el círculo polar antártico experimentaría 24 horas de oscuridad. Sin embargo, dado que en el hemisferio sur no hay asentamiento permanentes suficientemente cerca del polo (salvo en las bases antárticas, habitadas por unos pocos científicos y personal militar), las regiones habitadas que pueden disfrutar de este fenómeno están todas en el hemisferio norte. 

La duración del sol de medianoche varía desde un día en los círculos polares durante el solsticio de verano hasta aproximadamente seis meses en los polos geográficos. En los propios polos, sólo amanece una vez y anochece una vez en todo el año.

midnight sun.jpg
Una imagen del sol de medianoche sobre el extremo norte de la mitad occidental del globo.
Crédito: Brian McNoldy


Celebraciones y festividades

Stonehenge es quizás el monumento más famoso asociado con las celebraciones del solsticio de verano.

 

Stonehenge_heel_stone.jpeg

Localizado sobre la llanura de Salisbury, al sur de Inglaterra, esta enorme construcción de piedra, fue construida por pastores hace unos 5,000 años. Cada año, miles de personas acuden a Stonehenge para celebrar el solsticio de verano. La mayoría llegan bajo el amparo de la oscuridad, con la esperanza de presenciar la salida del sol a través de sus enormes bloques de piedras rectangulares.

El Templo o pirámide de Kukulkán, en la ciudad maya de Chichén Itzá en México es otro antiguo monumento construido para alinearse con eventos astronómicos.

chichen itza.jpg

 

Durante el solsticio de verano, la pirámide de Kukulcán es iluminada en las fachadas NNE y ESE por los rayos del sol, mientras que las fachadas ONO y SSO permanecen en total oscuridad. En otras palabras un 50% de la pirámide permanece iluminada y un 50% permanece en la oscuridad marcando con este simbolismo el momento exacto del solsticio.

Los mayas predecían a través de este tipo de fenómenos en qué momento del año se encontraban; así como los tiempos para cada actividad agrícola. 

Mira el siguiente video para entender los movimientos de la Tierra  


También te puede interesar: