Fotografía: Marcus Yam/Los Angeles Times

California otra vez bajo el fuego incontrolable

06-12-2017

Cuando creíamos que la temporada de incendios forestales había terminado, California nos demuestra lo contrario.

Por: Deyanira Almazán


** Actualización: 

Al 8 de diciembre, seis grandes incendios forestales han arrasado más de 60,000 hectáreas en el estado esta semana. Al menos 5,700 bomberos están trabajando para contener las pavorosas llamas.

Los incendios han obligado a 190,000 personas a abandonar sus hogares, algunos de ellos con nada más que sus mascotas y algunos recuerdos.


El pasado lunes 4 de diciembre, alrededor de las 6:25 pm hora local,  comenzó un fuego descontrolado en el condado de Ventura, al noroeste de Los Ángeles. El fuego se propagó rápidamente en las horas siguientes, y para la mañana del miércoles 6, el fuego ya había consumido más de 26,000 hectáreas. Un gran número de helicópteros y más de 1,700 bomberos trabajan en el área para contenerlo, pero ha sido insuficiente.

El humo provocado por estos pavorosos incendios ha sido tanto que hasta dejó rastros visibles desde el espacio.

IncendiosVenturaCalifornia.jpg
NASA Earth Observatory

 

Hasta el momento no se han reportado víctimas mortales, pero más de 150 estructuras han sido destruidas y 12,000 más continúan bajo amenaza.

El gobernador del estado, Jerry Brown ha declarado estado de emergencia y ha ordenado la evacuación de decenas de miles de personas en las áreas afectadas y circundantes.

Las autoridades de Los Ángeles han declarado este miércoles que al menos cuatro casas han sido destruidas y que muchas más permanecen en riesgo. El alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, también ha ordenado la evacuación de los residentes y el cierre de decenas de escuelas y otros espacios públicos.

¿Qué está provocando los incendios?

Los fuertes vientos que están alimentando los incendios son una característica normal de esta época (finales de otoño y principios de invierno) en el sur de California. De hecho han llegado a soplar a hasta 40 kilómetros por hora.

Pero más que eso, lo que es diferente este año, y lo que hace que los incendios sean particularmente grandes y destructivos, es la cantidad de vegetación seca que está lista para quemarse, además de la falta de lluvia que ha sufrido esa parte del estado en los últimos meses.

"Lo que es inusual es el hecho de que los combustibles son tan secos", dijo Thomas Rolinski, meteorólogo del Servicio Forestal de los Estados Unidos. "Normalmente en esta época del año habríamos tenido suficiente lluvia para que esto no fuera un problema".

Este escenario recuerda lo que sucedió apenas el pasado me de octubre, cuando los vientos fuertes alimentaron terribles incendios que mataron al menos a 40 personas y destruyeron miles de hogares en la región vinícola del estado. Esto, en lo que se creía entonces como el fin de la temporada de incendios forestales…

No cabe duda que en cuanto a fenómenos naturales nada está escrito.  

 

También te puede interesar: