Temporada del Faro de Maracaibo. Crédito: NASA

Comienza la temporada del Faro de Maracaibo: se esperan cientos de rayos

05-04-2018

La capital mundial de los relámpagos


Por: Luis Moctezuma 


La sabiduría popular indica que un rayo no cae nunca dos veces en el mismo lugar. Una región en el mundo en que este dicho falla es el borde del río Catatumbo, que desemboca en el lago Maracaibo, en Venezuela. Quienes se encuentran en esa parte del planeta verán un espectáculo natural de luces durante casi 300 días,  297 según el Boletín de la Sociedad Meteorológica Estadounidense.

            Casi 10 meses de relámpagos en los márgenes del río Catatumbo es un espectáculo único en el mundo. Comienza en abril y se extiende hasta noviembre. Este fenómeno recibe distintos nombres: “La tormenta eterna del Catatumbo”, “El faro de Maracaibo”, “El relámpago del Catatumbo”. Los pobladores de la zona están acostumbrados a la iluminación de los relámpagos, algunos afirman que se puede leer el periódico por la noche.

La capital mundial de los relámpagos

La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) reconoció en 2016 a Maracaibo como la capital mundial de los relámpagos. El estudio se realizó en conjunto con las Universidades de Maryland y Alabama (Estados Unidos) y Sao Paulo (Brasil). Antes de este reconocimiento oficial se pensaba que el lugar con más relámpagos en el mundo era el río Congo, en África.

            Al año ocurren 297 tormentas eléctricas en promedio en Maracaibo. Esto hace que los pobladores vivan habituados a la presencia de relámpagos. Por su parte los turistas lo ven como un espectáculo de gran atractivo. Existen incluso campamentos especiales sobre el lago maracaibo que permiten a los visitantes vivir la experiencia del Catatumbo.

            El estudio se realizó con datos recopilados durante 16 años a partir de registros satelitales. Aunque es posible ver casi 200 rayos por minuto el análisis científico fue más riguroso que eso. Las tormentas eléctricas son frecuentes en todo el lago de Maracaibo, no únicamente en la desembocadura del Catatumbo, son tan frecuentes que incluso forman parte de la bandera del estado de Zulia, donde se observa el fenómeno.

Un espectáculo único y con riesgos

Maracaibo se encuentra en un lugar con condiciones únicas en el mundo. Por una parte tiene una cordillera montañosa al sur: los Andes. Al mismo tiempo está cerca del mar caribe al norte. La combinación de vientos fríos provenientes de la montaña y tibios del mar hacen que la formación de nubes sea común. En ninguna otra parte del mundo existen estas condiciones tan favorables.

            Para los interesados en visitar este fenómeno natural es importante tomar precauciones. No sólo se encuentra en un país con una situación política y social complicada. Además, al tratarse de tormentas eléctricas existe el riesgo de presenciar la caída de un rayo. Las estadísticas en este sentido no son alarmantes. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, el riesgo de que un rayo caiga sobre una persona es de 1 a 12 mil.

Los habitantes de Maracaibo viven sin grandes prevenciones respecto a los rayos. Para la población local quedarse en casa es suficiente para evitar ese riesgo. Aún cuando los edificios están hechos de materiales básicos la gente se siente protegida. Quienes corren mayor peligro en este sentido son los pescadores; sobre la lancha se puede huir pero no esconderse de los rayos. Aún así, los encargados de los paseos turísticos en la zona advierten que es un riesgo latente.

También te puede interesar: