Un arrozal sumergido durante un monzón en Nischintapur, Bangladesh. Crédito: James P. Blair/ National Geographic

¿Qué son los monzones?

28-05-2018

¿Te imaginas lluvias torrenciales por más de 40 días? En la India esto es una realidad.

Los monzones son cambios temporales en la dirección de los vientos predominantes de una región. Es decir, que los vientos varían su dirección habitual por un periodo de tiempo; esto es ocasionado por la diferencia de temperatura entre las masas de aire y el océano cercano. Los vientos monzónicos a menudo provocan lluvias torrenciales, similares a un huracán.

Este fenómeno atmosférico se da en la zona ecuatorial, entre los trópicos y subtrópicos, también llamada Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT). Esta es la zona del planeta que más calor solar recibe por lo que produce corrientes de aire de baja presión que son las que dan lugar a los vientos y lluvias monzónicas.

El cambio de viento puede causar fuertes lluvias en el verano o un periodo de sequias en invierno. Los monzones de verano se dan especialmente fuertes en el océano Índico y al sur de Asia. Generalmente comienzan a principios de junio. Los monzones de invierno no suelen ser tan intensos como los de verano y ocurren entre octubre y abril.

Monzón de verano

El monzón de verano se asocia con lluvias torrenciales y por lo general suceden entre abril y septiembre. El monzón de verano es más intenso para la India y el sudeste de Asia; aunque también ocurre en otras partes del mundo como en Australia, el sur de Malasia, África occidental, América del Norte, América Central y las zonas del norte de América del Sur.

Las vientos monzónicos suceden porque el sol calienta la tierra más rápido que el océano. El aire caliente de la tierra se eleva más rápido y produce menos presión atmosférica dando paso a vientos más fríos y húmedos del océano, los cuales producen grandes nubes de tormenta.

Las lluvias monzónicos en países como la India, Sri Lanka, Bangladesh y Myanmar empiezan cuando el aire cálido y húmedo del suroeste del Océano Índico sopla al comenzar el verano. Según estudios de la NOAA, en la India aproximadamente el 75% de las lluvias anuales proviene de la época monzónica de verano.

En América los monzones ocurren principalmente al norte de México, Arizona y Nuevo México y en menor medida llegan hasta Utah, Colorado, el sur de California y Baja California. No obstante, los monzones en estas regiones no son tan fuertes como los de la India o Sri Lanka debido a que son latitudes más bajas y áreas más pequeñas.  En América del Norte el 50% de las lluvias anuales provienen de esta temporada.

En esta parte del globo, comienzan cuando el aire tibio y húmedo del Golfo de California sopla hacia el noreste, mientras que el aire del Golfo de México sopla hacia el noroeste. Estas dos corrientes de aire se juntan en las montañas de la Sierra Madre Occidental al centro de México. Estos vientos húmedos continúan hasta llegar a Arizona, Nuevo México y Texas.

Monzón de Invierno

El monzón de invierno, a diferencia de verano, no lleva vientos húmedos de océanos, si no que provienen de climas secos y cálidos; como desde Mongolia y el noroeste de China hacia la India. Según el profesor de astronomía y meteorología, Edward Guinan, de la Universidad de Villanova, dice que los monzones de invierno ocurren cuando la tierra se enfría más rápido que el agua del océano por lo que se desarrolla una alta presión sobre la tierra e impide que el aire del océano penetre, lo que da lugar a un periodo seco.

En lugares al sudeste de Asia, como en la India o Sri Lanka, donde los monzones de verano son muy poderosos, los de invierno suelen ser bastante tranquilos. Esto se debe a que la cordillera del Himalaya hace una barrera que impide que los vientos lleguen hasta las costas y así pueden mantener una temperatura más caliente durante todo el año.

Aunque los monzones de invierno se asocian con sequia, no siempre es así. La costa oriental del Pacífico, como en Indonesia y Malasia, experimentan lluvias en invierno ya que en esta época llega aire húmedo del Mar del Sur de China.

Impactos

En muchos países, varias actividades resultan de la época monzónica, sobre todo en verano. La agricultura en la India , por ejemplo, obedecen en gran parte de esta lluvia anual. El arroz y el té son cultivos que dependen de este fenómeno en verano; así como las granjas lecheras, que hacen que la India sea el mayor productor de leche del mundo.

monzones 3.jpg

Durante siglos, los granjeros de Bhil, en Walpur, India han dependido del monzón estacional ya que cultivan la tierra de la India central. Crédito: James P. Blair/ NatGeo

La economía, en muchos países del sur de Asia, como en la India, depende del monzón de verano. La electricidad en la región es producida por centrales hidroeléctricas que se impulsan con el agua recolectada durante esta temporada. Si el monzón es tardío o débil la economía sufre, los cultivos se vuelven escasos, la electricidad se vuelve costosa y el desarrollo se ve limitado a las grandes empresas y personas de clase alta.

Por otro lado, si el monzón es más intenso de lo esperado las regiones suelen sufrir grandes daños. Por ejemplo, en Bombai la población está acostumbrada a calles inundadas casi medio metro cada verano; no obstante, si el monzón es más fuerte de lo esperado muchos vecindarios pueden quedar sepultados en agua, áreas rurales pueden experimentar deslizamientos de lodo que pueden destruir casas y cultivos completos e incluso llegar a matar a personas y animales.

Así mismo, las enfermedades como el cólera, el dengue, la malaria o las infecciones estomacales y oculares también suelen ser más frecuentes en las temporadas con lluvias más intensas, pues muchas de estas se propagan a través del sistema de agua.

En América del Norte, el monzón de verano puede ser de gran ayuda para combatir los incendios forestales. Las temperaturas de verano en Arizona, por ejemplo, suelen ser muy altas, incluso llegan a alcanzar los 37C, lo cual provoca que los incendios forestales sean difíciles de contener. Para la mayoría de los ecosistemas desérticos de la región del norte de México también son una principal fuente de agua, sin embargo si las lluvias suelen ser más de las esperadas, pueden llegar a perjudicar a la vida silvestre, así como a la sociedad y la economía de la región.

Datos sobre los monzones

En una investigación del Instituto Indio de Meteorología Tropical publicado en el 2016, se recopilaron datos de las precipitaciones anuales de toda la India durante los últimos 145 años. Los datos mostraron que la intensidad de un monzón varía en un promedio de 30 a 40 años. Las temporadas pueden variar en intensidad año con año y pueden generar más lluvias, así como más velocidad en el viento.

La mayor cantidad de lluvia registrada durante una temporada de monzón fue en Cherrapunji, Meghalaya, India, entre 1860 y 1861, que recibió 2,659 cm (27 m)  de lluvia.

Meghalaya, en época de monzón de verano, recibe 11 metros en promedio de lluvias cada año y vientos de hasta 4km/s, mientras que en los meses de invierno las velocidades del viento varían entre 2 y 8 km/h.

El año pasado, la temporada monzónica en la India provocó la muerte de cientos de personas, la mitad de ellos habitaban uno de los estados más pobres del país, Bihar. En un solo día, Mumbai recibió aproximadamente 33 cm de lluvia, haciendo inaccesible el paso y ocasionando el colapsó de un edificio.

En 2007, las inundaciones mataron a más de 3000 personas en la India y Bangladesh; en 2010, a 2,100 personas en Pakistán, y en 2013 unas 6,500 personas murieron a causa de las inundaciones en la India. 

monzon1_opt.jpg

En 1978, Delhi experimentó su monzón más lluvioso, con 965 milímetros (38 pulgadas) de lluvia cayendo sobre la ciudad. Crédito: Steve Raymer/ National Geographic

Temporada del monzón 2018

El monzón cubre su recorrido en aproximadamente 40 a 45 días y todo el país está bajo la influencia de las lluvias antes del 15 de julio. La predicción para este año, según el Departamento Meteorológico de la India (IMD) es de un monzón "normal" e informan que hay una "posibilidad mucho menor" de un monzón deficiente.

Un monzón “normal” se considera a precipitaciones entre 96% y 104% del promedio del período largo durante la fase del monzón de junio a septiembre. "El pronóstico sugiere una probabilidad máxima  de 42% para el monzón normal y baja probabilidad de 14% para la lluvia deficiente", dijo el director general del IMD, KJ Ramesh.

¿Cómo cuidarnos ante lluvias torrenciales?

Recuerda que el exceso de lluvias puede ocasionar fuertes inundaciones. Los desastres naturales relacionados con el agua, como las inundaciones o las lluvias torrenciales, son los que más destrucción causan , más víctimas producen e impacta fuertemente a la economía.

Ante un fenómeno atmosférico de este tipo debes tener en cuenta estos consejos: ¡Recuerda saber qué hacer antes, durante y después de una tormenta, puede salvar tu vida!

a9941b62461e69c68faa5d0225290672_f450.jpg

También te puede interesar: