AP Images
Escalas de granos de circón en las que se basaron las edades de cristales encontrados por Lindskog

La explosión de la vida marina, hace 450 millones de años, no fue gracias a los meteoritos

01-02-2017

Por: Alejandra Almed

Hace aproximadamente 3,800 millones de años la vida surgió en la Tierra con los primeros microorganismos, pero hace 450 millones de años hizo explosión en los fondos marinos y una gran variedad de nuevas especies comenzaron a crecer. A este momento de prosperidad se le conoce como el Gran Evento de Biodiversificación del Ordovícico, GOBE por sus siglas en ingles. La teoría más aceptada de este estallido de vida es que por el mismo tiempo hubo una lluvia de meteoritos que cayeron al planeta, y debido a que muchos cayeron en los mares, los científicos han relacionado este suceso con la erupción evolutiva. Sin embargo una nueva investigación ha puesto en duda este supuesto.

Resulta que el científico Anders Lindskog y su equipo descubrieron recientemente pruebas que datan a estos meteoritos posteriores al florecimiento de la vida, unos 2 millones de años después. De esta manera se descartó la posibilidad de que la lluvia de rocas espaciales haya de algún modo dado pie al desarrollo de la vida submarina. Esta investigación se publicó en la revista Nature Communications el pasado 24 de enero de este año.

En GOBE aparecieron muchas criaturas marinas como nautiloides, moluscos, corales, plancton, medusas, grapolites, entre otros y sus fósiles se encuentran en las capas de las rocas de todo el mundo. El equipo de Lindskog encontró las pruebas en una capa anterior a esta, en un antiguo fondo marino repleto de meteoritos.

Lo que el equipo de científicos halló fueron miles de pequeños cristales que yacían a lado de los meteoritos. Estos cristales de circón actúan como verdaderos relojes, dijo Lindskog, pues cambian de manera exacta al paso del tiempo, por lo que fue bastante preciso saber la edad de estos cristales, 468 millones de años. A su vez esto fue un indicador para saber que los meteoritos encontrados son casi del mismo periodo, pues al hundirse en el fondo marino se establecieron junto a los pequeños cristales que todavía se estaban formando en el sedimento marino, dos millones de años después del GOBE.

Cristales.png

Escalas de granos de circón en las que se basaron las edades de cristales encontrados por Lindskog

 

No obstante, el investigador aclara que a pesar de que la lluvia de meteoritos no haya generado el estallido de vida, es probable que un desequilibrio de este tipo la haya estimulado. “La evolución parece acelerar cuando las condiciones ambientales no están en equilibrio” señaló. 

Pero ¿qué pudo haber desencadenado la gran biodiversificación del Ordovícico? 

giphy.gif

Por ahora no se descarta el hecho que la evolución se abre pasó ante un evento de extinción. Por ejemplo, hace 511 millones de años las emisiones de un supervolcán en Australia acabó con la vida que existía a su alrededor, pero al ocasionar esta extinción masiva dio oportunidad de generar vida a otras especies.

También se dice que el Gran Evento de Biodiversificación del Ordovícico pudo haber iniciado gracias al aumento de los niveles del mar, ya que existe más espacio para que propicie la vida. Sea lo que sea que haya dado pie a esta súper evolución de especies marinas, Lindstok nos recuerda que nunca se debe subestimar la capacidad biológica para adaptarse y evolucionar. La vida siempre se abrirá camino.

 

También te puede interesar: