Crédito: Christopher Michel/Flickr, CC BY 2.0

El cambio climático está afectando la inclinación del eje de la Tierra

15-04-2016

La Tierra gira sobre un eje que está inclinado unos 23.5 °, lo que permite la existencia de las estaciones del año. A pesar de que esta inclinación cambia constantemente, un reciente estudio señala que el calentamiento de los océanos afectará la inclinación del eje terrestre de manera importante durante el próximo siglo.

Los científicos han sabido por mucho tiempo que la inclinación del eje terrestre no es una constante. Los polos geográficos del planeta oscilan con el tiempo debido a pequeñas variaciones en la fuerza que ejerce la Luna y el Sol, y también por el movimiento en el núcleo y el manto de la Tierra. Pero cambios en la superficie del planeta también pueden mover los polos. Cada temporada se mueven a medida que la distribución de nieve y lluvia cambia.

Hace aproximadamente 10,000 años, por ejemplo, cuando terminó el último periodo glacial, las enormes masas de hielo encima de lo que hoy es Canadá se habían derretido. A medida que el hielo despareció y la corteza se recuperó, la distribución de la masa del planeta inclinó el polo norte hacia el oeste. Este patrón ha ocurrido por millones de años. Sin embargo un reciente zig-zag en la trayectoria del polo norte (y el movimiento opuesto en el polo sur) sugiere un cambio importante.

Alrededor del año 2000, el polo norte comenzó a cambiar su dirección, alejándose de Canadá y dirigiéndose hacia el meridiano de Greenwich, en dirección hacia Londres. Al igual que muchos otros procesos naturales que van desde el nivel del mar al incremento en el número de incendios forestales, el cambio climático también está jugando un papel en este cambio de rumbo.

earth-spin-change.jpg

De acuerdo a Surendra Adhikari y Erik Ivins, autores del reciente estudio publicado en la revista Science Advances, esto se debe al derretimiento de los polos, en particular, la capa de hielo de Groenlandia.

Desde el año 2000, esta capa pierde cada año una media de 278 gigatoneladas de hielo, a medida que aumentan las temperaturas. La Antártida ha perdido 92 gigatoneladas al año durante ese tiempo, mientras que otras capas de hielo desde Alaska hasta la Patagonia también se están derritiendo y enviando agua a los océanos, redistribuyendo así el peso del planeta.

Esto, de acuerdo a los autores, explica el 66% del cambio en la inclinación del eje terrestre. El resto, principalmente puede ser atribuido a las sequías y las fuertes lluvias en distintas partes del mundo.

Los datos en el estudio no indican si los recientes cambios en el clima son generados por el hombre, pero de acuerdo a Ivins, podríamos averiguarlo pronto. Dado que el movimiento polar y la variabilidad del clima parecen estar estrechamente relacionados, los científicos pueden observar los registros históricos del movimiento de los polos y los cambios en el clima de la Tierra. Si esos cambios son menos dramáticos que los que vemos hoy en día, los científicos podrían decir que el calentamiento global ejerce un control importante sobre la inclinación de los polos terrestres.

**

Fuentes:

Science AdvancesLiveScience, Scientific American 

También te puede interesar: