El 17 de marzo, la capa de hielo del Ártico alcanzó un máximo de 14.48 millones de kilómetros cuadrados, por lo que es el segundo máximo más bajo registrado. Crédito: NASA / Nathan Kurtz

El hielo marino del Ártico registró uno de sus niveles más bajos este invierno

26-03-2018

El segundo peor año de la historia registrada...

Por: Alejandra Almed

Año con año, la capa de hielo que cubre el océano Ártico y sus alrededores se solidifica y se expande durante el otoño y el invierno, alcanzando su máxima extensión anual durante finales de febrero y principios de abril. Durante la primavera y el verano, el hielo se adelgaza y disminuye, alcanzando su extensión mínima en septiembre. En los últimos cuatro años, el hielo marino ha ido disminuyendo durante las temporadas invernales.

El pasado 17 de marzo, la capa de hielo alcanzó un máximo de 14.48 millones de km2, convirtiéndose en el segundo registro más bajo en la historia, aproximadamente 60,000 km2, mayor que el mínimo histórico alcanzado en marzo de 2017.

 Los últimos cuatro años han permanecidos con extensiones máximas muy parecidas y la tendencia de disminución en el hielo marino del Ártico continúa. La extensión máxima de este año fue de 1.16 millones de km2, un área por debajo de la extensión máxima promedio entre 1981 y 2010.

"La capa de hielo marino del Ártico continúa en una tendencia decreciente y esto está relacionado con el calentamiento actual del Ártico", dijo Claire Parkinson, científica principal del clima en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Esta tendencia puede ser consecuencia de varios factores, como los cambios en el clima o los impactos en las plantas y animales que dependen de este hábitat, así como las sociedades humanas que habitan ahí. La disminución del hielo está, a su vez, alterando las rutas de navegación, aumentando la erosión costera y afectando el desplazamiento oceánico.

A mediados de marzo, los vientos y las temperaturas más frías empujaron el borde de la capa de hielo y causaron un aumento tardío en el crecimiento del hielo que acercó la extensión máxima al promedio de los últimos años.  

El Ártico ha tenido ciertos momentos cálidos, con temperaturas que superan los 4 grados Celsius por arriba del promedio. El Polo Norte experimentó temperaturas superiores al punto de congelación durante algunos días de febrero.

Ese mismo mes, una extensa área de agua abierta apareció en la capa de hielo marino al norte de Groenlandia, sobre el hielo más viejo y grueso del Ártico. Esta área se ha vuelto a congelar, pero se espera que el nuevo hielo sea más delgado y frágil, lo que podría provocar una nueva abertura durante la temporada de deshielo. Esto incitaría a que el hielo en esta región sea más propenso a salir del Ártico en el verano para que se derrita en las aguas cálidas del Océano Atlántico.

"Este hielo viejo y grueso es lo que esperamos para proporcionar estabilidad al sistema de hielo marino del Ártico, ya que esperamos que el hielo no sea tan vulnerable a derretirse como el más reciente y delgado", dijo Alek Petty, investigador de hielo marino en Goddard. . "A medida que el hielo en el Ártico se vuelve más delgado y móvil, aumenta la probabilidad de una rápida pérdida de hielo en el verano". 

A pesar de que la temporada de deshielo este año comenzará con una baja en la extensión de hielo, no significa que habrá otro récord bajo para el verano.

"Mucho dependerá de las condiciones del viento y la temperatura en la primavera y el verano", dijo Parkinson.

"Es una calle de doble sentido: el calentamiento significa que se formará menos hielo y se derretirá más, pero también, debido a que hay menos hielo, menos radiación solar incidente se refleja, y esto contribuye al calentamiento” comentó Parkinson.

También te puede interesar: