National Geographic
Una nueva investigación del Centro Nacional de Investigación Atmosférica encuentra que la desoxigenación del océano es muy probable que se presente entre 2030 y 2040. Otras partes del océano, que se muestran en gris, no tendrán pérdida detectable de oxígeno debido al cambio climático, incluso para el año 2100. Gráfico cortesía de Mateo largo, NCAR.

Los océanos se están quedando sin oxígeno

27-06-2016

Los crecientes niveles de CO2 están haciendo que sea difícil para los peces respirar, además de exacerbar el calentamiento global y la acidificación de los océanos.

Los investigadores del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) afirman que el oxígeno de los océanos de todo el mundo se está agotando debido al calentamiento global.

El estudio, publicado en la revista Global Biogeochemical Cycles y dirigido por Matthew Long y otros estudiantes de la NCAR, estudia cómo el cambio climático afecta la cantidad de agua en el océano. De acuerdo a las simulaciones computacionales del estudio, el calentamiento global puede causar una disminución importante de oxigeno en los océanos durante las siguientes dos décadas, imposibilitando significativamente la capacidad respiratoria de los organismos marinos.

Por décadas, los científicos han advertido sobre la disminución de oxígeno disponible en los océanos, que se traduce en un peligro para las especies marinas, al enfrentarse también al aumento en las temperaturas y la acidificación del océano. Sin embargo, el tema no ha recibido mucha atención.

El fenómeno se ha convertido en un grave problema que amenaza seriamente la vida marina. En los peces de aguas profundas como el marlin y el pez vela, por ejemplo, el efecto se puede ver claramente. Estos peces, conocidos por cazar a sus presas en las profundidades del océano ahora prefieren permanecer cerca de la superficie.

Curtis Deutsch, profesor asociado de la Escuela de Oceanografía de la Universidad de Washington, también ha estudiado por mucho tiempo este problema. Deutsch estudia cómo el aumento de las temperaturas globales está alterando los niveles de oxígeno disuelto en los océanos del mundo y busca comprender qué tanto la pérdida de oxigeno se vincula con el cambio climático y qué tanto se debe a la variación normal en los niveles de oxígeno.

"A medida que el clima sube, la cantidad de oxígeno va a bajar, pero resulta difícil ver el océano para notar el cambio", dijo.

Utilizando un sistema de modelado terrestre, Deutsch y varios científicos del Centro Nacional de Investigación Atmosférica y del Instituto de Tecnología de Georgia mapearon los cambios en los niveles de oxígeno de los océanos del mundo hasta finales del siglo XXI.

Encontraron que era posible distinguir el impacto del calentamiento global de otras fuentes de pérdida de oxígeno. El estudio demuestra que para el año 2030 al 2040, habrá un descenso en los niveles de oxigeno en los océanos de todo el mundo por el cambio climático. En algunos lugares, como el sur del Océano Índico, el Pacífico tropical oriental y partes de las cuencas del Atlántico, la evidencia de desoxigenación relacionadas con el clima ya es evidente, mientras que otras regiones no verán cambios en muchos años.

desoxigenacion oceanos.jpg

El gráfico muestra que la desoxigenación del océano es muy probable entre 2030 y 2040.
Otras partes del océano, que se muestran en gris, no tendrán pérdida detectable de oxígeno
debido al cambio climático, incluso para el año 2100.
Gráfico cortesía de Mateo largo, NCAR.

 

Estos cambios tienen un impacto significativo en una amplia gama de vida marina.

"El oxígeno está desempeñando un papel fundamental en donde las especies pueden vivir o no", dijo.

Por cada grado de calentamiento de los océanos, la concentración de oxígeno disminuye en un 2 por ciento. A corto plazo, las temperaturas más altas disminuyen el ritmo de la circulación oceánica, lo que agrava el agotamiento regional de oxígeno. Las crecientes temperaturas provocan que las capas de agua del océano se estratifiquen, por lo que las aguas superficiales -más ricas en oxígeno- son menos capaces de mezclarse con las aguas profundas del océano pobres en oxígeno.

Al mismo tiempo, las temperaturas más altas provocan que el metabolismo de las especies marinas se acelere y aumente su necesidad de oxigeno. 

Para hacer sus predicciones más exactas, Deutsch considera necesario un monitoreo más amplio del oxigeno de los océanos mediante unos 4,000 flotadores Argo, robots autónomos que recopilan datos y envían información a satélites. En la actualidad, los flotadores se utilizan principalmente para recopilar datos de temperatura y salinidad, pero existe la tecnología para poner a prueba los niveles de oxígeno y acidez, comentó.

El modelado por computadora que utilizaron en su estudio fue bastante revelador y muy necesario para el campo de investigación. A través de la simulación de procesos naturales del océano y mostrando patrones a gran escala de todo el mundo, el equipo fue capaz de identificar cuándo y dónde es probable que los niveles de oxígeno lleguen a mínimos históricos que no podrán  ser recuperados.

Los investigadores están preocupados por la desoxigenación del océano que podría alterar los océanos de la Tierra. Han estado debatiendo sobre la cantidad de oxígeno que se ha perdido a causa del calentamiento global. Por otro lado, todos coinciden en que el cambio climático en curso conducirá aún a más pérdida de oxígeno.

 

Fuentes: 

Tech Times; Scientific American 

También te puede interesar: