Foto cortesía de: Sungrow Power

China construye la planta solar flotante más grande del mundo

06-06-2017

Mientras que Estados Unidos continúa esquivando sus responsabilidades de reducciones de carbono, China continúa mostrando al mundo por qué está listo para convertirse en el líder en la lucha contra el cambio climático.

Por: Antonio Medina 

China es uno de los países con mayores problemas de contaminación. Ciudades como Pekín están cubiertas por nubes de smog que afectan la calidad de vida de sus habitantes, con niveles de contaminación del aire que supera hasta 16 veces los niveles recomendados por la Organización Mundial de la salud.

Pero el Gigante Asiático está empezando a tomar cartas en el asunto y ha comenzado por implementar proyectos que le permitan aumentar su consumo de combustibles no fósiles hasta en un 20% para el año 2030. La planta solar flotante más grande del mundo es uno de los ejemplos más claros de que China se está moviendo rápidamente hacia este objetivo. Tan sólo en 2016, China duplicó la generación y uso de energía no contaminante y se convirtió en el líder mundial en cuanto a su producción.

Hace unos cuantos días, el gobierno de este país anunció la terminación de la obra de la planta de energía solar, la cual se encuentra ubicada en la ciudad de Huainan -provincia de Anhui-, sobre una laguna artificial que fue creada en una antigua mina de carbón. Con una profundidad de entre 4 y 10 metros, esta laguna funciona como un sistema de refrigeración natural para los paneles que ocupan una superficie de 5 kilómetros cuadrados.

PlantaSolarChina.jpg

Actualmente esta planta de la compañía “Sungrow Power Supply” ya se encuentra produciendo energía eléctrica y tiene la capacidad de generar hasta 40 MW, lo que le permite abastecer de electricidad hasta unos 28 mil hogares, algo sin precedentes en este tipo de proyectos.

Sólo para darnos una idea, la planta flotante, que hasta hace algunos días ostentaba el título de la más grande del mundo, se encuentra en Japón, sobre un lago natural y es capaz de producir hasta 13 MW, un tercio de lo que se encuentra produciendo la planta de “Sungrow Power Supply”.

Este tipo de granjas solares tienen varias ventajas comparadas con las construidas en tierra firme. La primera de ellas es que no ocupa terrenos valiosos en áreas con lata densidad poblacional. China cuenta con más de 100 ciudades que albergan al menos un millón de habitantes, por lo cual los espacios son muy valiosos. Otra de las ventajas es que ayuda a conservar el agua dulce, pues reduce su evaporación. El agua alrededor de los paneles solares tiene una temperatura menor al promedio y eso evita que se pierda durante el proceso de evaporación del ciclo del agua.

Es importante para el mundo entero que un país como China comience a comprometerse con el uso de energías renovables. Ya sea por exigencias ambientales o por responsabilidad ética con el medio ambiente, China ha dado un gran paso en el uso de este tipo de energías y se encuentra invirtiendo mucho dinero en la construcción de construcciones como esta que lo ayuden a convertirse en líder mundial en cuanto a energías renovables.

También te puede interesar: