Torres eléctricas cerca de Guayama después del huracán María, en Puerto Rico, 29 de septiembre de 2017 REUTERS / Alvin Baez.

El huracán María deja en puerto Rico una luz de esperanza: las energías renovables

04-10-2017

Después de la tormenta …

Por: Alejandra Almed

Han pasado dos semanas desde que las islas del Caribe enfrentaron el catastrófico paso del huracán María. Hoy, Puerto Rico, Republica Dominicana, Antigua y otras islas caribeñas aún están luchando por la recuperación, y pasan por una tremenda crisis humanitaria a causa de la tormenta más poderosa que se haya formado en el Atlántico.

María fue un huracán categoría 5 que golpeó las islas del caribe con vientos de hasta 260 km/hr. Al día de hoy el huracán ha dejado 34 muertos en el Caribe, entre Republica Dominicana, el Archipiélago Francés de Guadalupe y Puerto Rico.

Entre 80 y 100% de la población de Dominica quedó afectada tras el paso de María. Según el primer ministro de la Isla, Roosevelt Skerrit, “Ningún país del Caribe ha sido golpeado como Dominica”.

En Puerto Rico, por otro lado, se estima que 60,000 son los damnificados en la isla asociada a Estados Unidos, y aunque las muertes no hayan sido tantas como las que arrebató el huracán Katrina, Puerto Rico enfrenta una de las peores crisis humanitarias de su historia, sin minimizar las 16 muertes que se reportan hasta el momento.

Hoy el 96% de los hogares puertorriqueños continúan sin luz, incluyendo algunos hospitales; las carreteras importantes siguen sin tener acceso, debilitando el paso de la ayuda como alimentos, agua potable y dinero; mientras que la mitad de la población sigue sin agua. El gobernador del Estado libre afirmó que la isla ha acumulado 90,000 millones de dólares en daños por la tormenta.

PuertoRico_Maria.jpg
REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

 

A pesar de haber sido el huracán más fuerte que golpeó la isla puertorriquense en casi un siglo, sus habitantes y gobernantes no pierden la esperanza, y para muchos esta es una clara oportunidad para mudarse hacia energías más limpias y confiables, así como un claro llamado a prestar más atención al cambio climático.

El pasado 20 de septiembre, María tocó tierra en Puerto Rico con vientos de hasta 250 km/hr, dejando a muchos sin hogar y eliminando completamente el sistema de red eléctrica. La expectativa de la prolongación en las reparaciones apuntan a que la ciudad se quede sin electricidad durante meses.

Energías renovables, una posible solución

Para responder a esta difícil situación, el Gobernador Ricardo Rosselló accedió a la idea de recurrir a las energías renovables. Expertos en el tema aseguran que la reconstrucción casi total de la isla ofrece una gran oportunidad para recurrir a la red eléctrica del futuro. Sin dudarlo, este tipo de energías renovables, como la del viento y el sol, responderían mejor ante posibles futuros huracanes.

Esta nueva red eléctrica se basa en las redes llamadas microgrids o microredes. Es un nuevo concepto de abastecimiento energético controlado, y consisten en un sistema de aporte energético con capacidad de trabajar sin depender de una red general centralizada.

Estas redes están conformadas por diferentes tecnologías de generación de energía o Recursos de energéticos distribuidos (DER, por sus siglas en ingles), como la CHP (calor y potencia combinados) o las fuentes renovables, como el sol o el viento. Estas redes eléctricas permiten a las comunidades mantener la energía incluso si las plantas de poder centrales no están funcionando.

microgrids.png

Los microgrids incorporan pequeñas plantas de poder a escala, como pequeñas matrices solares o turbinas eólicas, así como soluciones de almacenamiento de energía como baterías para mantener la electricidad circulando. Las líneas de transmisión conectan las microredes a la red más ancha sin la necesidad de un vínculo. Estas “islas de energía" permiten adecuar de forma mucho más eficiente el consumo eléctrico de núcleos de población, centros industriales e incluso de zonas rurales.

Los principales objetivos de estas nuevas redes son, entre otras, reducir la afectación de los cortes eléctricos generales, optimizar los costos y sobre todo abastecer de energía eléctrica a las zonas de difícil acceso para las líneas convencionales.

El gobernador puertorriqueño aseguró que se puede empezar a dividir a Puerto Rico en regiones y empezar a desarrollar estas microredes. Dijo también que esto no resolvía el problema en su totalidad, sin embargo sí apresuraría la llegada de energía a las casas de la isla.

Asimismo, expertos en política energética aseveraron que cambiarse a las fuentes de energía renovable seria un beneficio al sector económico. Este cambio provocaría que el gobierno dejara de invertir en costosas líneas de transmisión energética de larga distancia, que como ya sucedió, podrían ser destruidas por la siguiente tormenta.

Incluso antes de la tormenta, la red eléctrica del territorio caribeño era bastante anticuada. Las interrupciones eran muy comunes y los costos eran altos. “Si el estándar es que Puerto rico procure una electricidad más barata para sus residentes, el petróleo definitivamente no lo es” dijo Jeff Navin ex jefe del personal del Departamento de Energía de Estados Unidos, “energía solar y eólica, o francamente cualquier otra cosa, seria mucho más barato”.

¿Qué tan viable es? 

Sin embargo, estas claras ventajas no ofrecen garantía de que la isla se cambie por completo a las energías limpias. Antes del huracán ya se había planteado la idea de una transición al gas natural, el cual resultaba mucho más barato y era una de las alternativas más lógicas para los actuales problemas de Puerto Rico. No obstante mudarse hacia esa fuente de energía requiere la inversión de nuevas líneas de transmisión, así como el efecto de la ley Jones, la cual es una ley federal que dice que dichos envíos deben realizarse en buques norteamericanos, lo que contrarrestaría el ahorro en primer lugar.

A pesar de todo, las energías renovables no dan su brazo a torcer. Una empresa alemana de abastecimiento energético, Sonnen GmbH, comenzó a donar sistemas de microgrids para ser instalados y suministrar energía en por lo menos 15 centros de ayuda que sufrieron el paso del huracán Marian en la isla. La empresa empezó a entregar sus microredes la semana pasada y planea continuar con un envío a la semana hasta que la isla vuelva a levantarse. Esta ayuda esta siendo a través del socio local de la empresa alemana, Pura Energía, el cual instala paneles solares con baterías Sonnen. Asimismo Sonnen planea donar los beneficios de las ventas locales para construir hasta 35 microgrids más en Puerto Rico.

"Es nuestro deber mantenerse firmemente con el pueblo de Puerto Rico y hacer todo lo posible para ayudar a iniciar el proceso de reconstrucción", dijo el presidente ejecutivo Christoph Ostermann en un comunicado. "Existe una conexión clara entre nuestra misión de apoyar a la humanidad durante un desastre climático y nuestra misión de luchar contra el cambio climático".

Tesla Inc., a su vez, esta también enviando cientos de sus sistemas de baterías Powerwall y Sunnova Inc., el proveedor de techos solares más grandes de Puerto Rico, planea instalar tales baterías para complementar sus sistemas.

La Tierra ha experimentado estos últimos meses fenómenos que si bien son naturales y normales en este planeta vivo, se han visto alterados por el cambio climático. Es momento de abrir los ojos al mensaje que parece estar teniendo el medio ambiente ante la aceleración y el aumento de los gases de efecto invernadero, producto, muchas veces, de las combustiones fósiles que genera la energía de fuentes no renovables.

Estas catástrofes que ha sufrido la humanidad en este ultimo año, son un lamentable llamado de atención para cuidar y preservar el único hogar que tenemos en el universo. Es hora, definitivamente, de apostar por las energías limpias.

También te puede interesar: