Crédito: Pixabay

¿Cómo se forma una tormenta invernal?

04-01-2018

Aunque generalmente pensamos en nieve, estos eventos son mucho más complejos.

Por: Deyanira Almazán

Una tormenta invernal es el resultado de la combinación de bajas temperaturas, humedad, ráfagas de viento, lluvia congelada y nieve o aguanieve.

Para que se formen, se requiere de una dinámica adecuada, cuyos ingredientes principales son el posicionamiento de la corriente en chorro que se forma en las partes bajas de Canadá y latitudes medias de Estados Unidos, la proximidad de una masa de aire relativamente cálida, la humedad que fluye desde el sur y una cantidad suficiente de aire polar frío que fluya desde el norte.

Las principales fuentes de humedad para las tormentas invernales en Norteamérica son el Océano Atlántico Norte, el Océano Pacífico y el Golfo de México.

Si las bajas temperaturas están en su sitio y una cantidad significativa de humedad llega a un sistema de tormentas de cualquiera de estas fuentes, el resultado podría ser una gran tormenta invernal.

En Norteamérica, las tormentas de invierno son comunes desde noviembre hasta abril, y algunas veces pueden comenzar en octubre o terminar en mayo.

En invierno, la corriente en chorro permite que el aire polar llegue al sur. Este aire frío y seco trae consigo temperaturas lo suficientemente frías para que se forme nieve, aguanieve o lluvia helada.

El cálido aire tropical lleno de humedad del Golfo de México a menudo continúa fluyendo desde el sur durante los meses de invierno. Cuando esta masa de aire cálido y húmedo del sur se encuentra con la masa de aire frío y seco del norte, pueden producirse tormentas invernales.

**

Fuente: The Weather Channel

También te puede interesar: