NOAA

La Niña: el fenómeno climático está de regreso

09-11-2017

"Se acerca el invierno"... pero no tan fuerte para el sur.


Por: Alejandra Almed

Todo indica que el fenómeno atmosférico de La Niña ha llegado, por segundo año consecutivo.

La Niña es un fenómeno climático que se define por un marcado enfriamiento del Océano Pacífico ecuatorial, que perturba los patrones climáticos globales. Se considera el fenómeno La Niña, cuando las temperaturas en la superficie del mar del Océano Pacífico oriental y central ecuatorial son más frías que el promedio, por al menos 0.5 grados Celsius, durante por lo menos tres meses consecutivos.

Los patrones típicos de La Niña en esta temporada incluyen precipitaciones mayores al promedio a partir del norte de Estados Unidos y condiciones más secas y menos lluvias en todo el sur. Según un aviso emitido por el Centro de Predicción Climática de la La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en ingles), existe una probabilidad mayor al 50% de que La Niña también estará activo desde febrero hasta abril del 2018. Este año, la NOAA preveía un invierno un tanto débil, por lo que no se esperan cambios significativos cuando suceda la actualización del invierno el 16 de noviembre.

A diferencia de La Niña, el fenómeno meteorológico denominado El Niño, produce el calentamiento de las aguas del Pacífico a la altura del ecuador y es causante de cambios climáticos a escala planetaria. Mientras que en unas zonas del planeta se registran fuertes lluvias y bajas presiones (como puede ser el caso de América Central y América del Sur), otras regiones (en Asia), por el contrario, sufren sequías inusuales durante varios meses.

Desde el 10 de septiembre hasta el 7 de octubre, las temperaturas de la superficie del mar estuvieron generalmente por debajo del promedio en el Pacífico oriental, lo que indicó posibles condiciones para que La Niña se formara.

El siguiente mapa de NOAA muestra el patrón general de invierno durante un invierno de La Niña.

La Niña.jpg

 

Según científicos de la NOAA, este año la corriente tiende a conducir una trayectoria hacia el noroeste del Pacífico, lo que resultaría en condiciones más húmedas que el promedio durante el período de diciembre a febrero. Así mismo, también conduce la baja presión en partes del medio oeste, lo que significa precipitaciones por encima del promedio en esas áreas.

¿En México? 

Si bien en el hemisferio norte trae inviernos severos, más al sur, como en México, puede provocar inviernos secos y temperaturas más arriba del promedio. En el centro y sur del país lluvias excesivas, sequías y en el norte inviernos con marcada ausencia de lluvias.

 

La Niña efectos.jpg 

El invierno pasado se registró también La Niña y partes del oeste y medio oeste superior experimentaron uno de los inviernos más húmedos de la historia, mientras que las áreas del este hacia el sur y el medio oeste tuvieron uno de los inviernos más cálidos.

Los fenómenos de El Niño / La Niña son las principales fuentes de la variabilidad en el tiempo y el clima en muchas partes del mundo. El Niño y La Niña tienden a alternar en un ciclo irregular, que se refiere a menudo como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS). La transición entre El Niño y La Niña tiende a ser más rápida que la transición de La Niña a El Niño.

Durante el siglo pasado, tales eventos extremos se observaron con poca frecuencia– un El Niño extremo cada 20 años y un La Niña cada 23 años. Pero de acuerdo a los científicos, a partir de ahora van a ocurrir con mayor frecuencia debido al calentamiento global. Es por esto que reiteramos la importancia de informarnos y conocer estos fenómenos, sus consecuencias y la manera de protegernos.

También te puede interesar: