Reconstrucción de la especie Jianianhualong tengi. Crédito: Julius Csotonyi
Foto: Xing Xu Crédito: National Geographic
El Beipiaosaurus es uno de los más grandes terópodos emplumados conocidos del grupo de dinosaurios de los que se cree que evolucionaron en aves.

¡Crece la familia de los dinosaurios… y de las aves!

09-05-2017

Descubren nueva especie de dinosaurio con aspecto de pájaro y plumas asimétricas


Por: Alejandra Almed

Hace unos días, en China, se descubrió un esqueleto de dinosaurio perteneciente a la familia de los troodóntidos, dinosaurios que comparten muchas similitudes con las aves primitivas, y, junto con los dromeosáuridos, son los parientes más cercanos de las aves.

FosilDino.jpg
Una fotografía y un dibujo lineal del fósil.
(Crédito: Xu, Currie, Pittman et al., 2017)

 

Esta nueva especie se denominó “Jianianhualong tengi”. Se encontró en la provincia de Liaoning, al noroeste de China. El estudio, dirigido por Xing Xu y publicado a través de la revista Nature Communications, revela que este hallazgo podría ser crucial para entender el origen de las aves.

Los científicos detrás de este descubrimiento son especialistas de Hong Kong, China y Canadá. El dinosaurio Jianianhualong tengi tenía aspecto de pájaro y media poco más de un metro de largo -con todo y cola- y pesaba unos 2.4 kilos; un poco parecido a una gallina pero con dientes. También tenía plumas rígidas y púas un tanto más largas de un lado que del otro. 

Jianianhualong tengi.JPG
Reconstrucción de la nueva especie Jianianhualong tengi.
(Crédito: Julius Csotonyi)

 

Este esqueleto de troodóntido, de unos 125 millones de años de antigüedad, fue encontrado casi completo y con algunas plumas fósiles. Es por esto que el estudio, liderado por el Instituto de Paleontología Paleoantropología de Vertebrados de la Academia China de Ciencias, apunta a que este animal posiblemente podía volar.  Las plumas encontradas corresponden a plumas asimétricas, las cuales se asocian ampliamente con la capacidad de volar; su aparición es un acontecimiento importante relacionada con la evolución de las plumas. Sin embargo, los científicos aun no confirman si este animal era capaz de volar o planear.

Según los científicos, esta nueva especie podría ser un tipo de eslabón perdido para comprender la evolución del vuelo de las aves, ya que es la primera vez que se encuentran este tipo de plumas en en un troodóntido; así mismo, encontraron que sus piernas y cráneo pertenecían a un troodóntido posterior, mientras que la pelvis y los brazos eran de especies anteriores. Por lo tanto, el J. Tengi podría ser un intermediario en la evolución.

¿Todos los dinosaurios tenían plumas? 

La primera pista de que los dinosaurios pudieran haber sido más pachoncitos que escamosos fue el descubrimiento del Archeopteryx, otro tipo de dinosaurio similar a un pájaro.

Descubrimientos posteriores han reforzado la comprensión de los paleontólogos de que las plumas no eran sólo para las aves. Las plumas ofrecían ventajas evolutivas como aislamiento, camuflaje, exhibición y, en algunos casos, soporte de vuelo, y eran probablemente una característica de todos los dinosaurios, incluso del Tyrannosaurus rex.

 

090112-beipiaosaurus-02.jpg

El Beipiaosaurus es uno de los más grandes terópodos emplumados conocidos
del grupo de dinosaurios de los que se cree que evolucionaron en aves.

 

Pero no todas las plumas se crearon igual. Los primeros antepasados de las aves desarrollaron plumas antes de que fueran capaces de volar, e incluso la presencia de plumas asociadas con el vuelo -por ejemplo, las plumas asimétricas encontradas en esta nueva especie- no significa que un animal pudiera volar realmente.

¿Podría el Jianianhualong volar? Probablemente no.

De acuerdo a los científicos, las plumas asimétricas de la nueva especie sugieren que obtuvo al menos un impulso aerodinámico, pero esto pudo significar saltos más largos, la capacidad de desacelerar las caídas o de huir ágilmente de sus depredadores.

Sin embargo, en este momento no se tiene información suficiente para confirmar si el animal podría volar o deslizarse.

Todo queda en familia

Pero encontrar plumas asimétricas no sólo revela algo sobre la evolución del vuelo; también arroja nuevas pistas sobre la relación entre los dinosaurios y los primeros pájaros.

El Jianianhualong es parte de un grupo llamado troodontidos, que a su vez es parte de un grupo más grande que incluye todas las aves, vivas y extintas.

Encontrar plumas asimétricas en una especie que posee el lugar único de Jianianhualong en el árbol filogenético, sugiere que tales plumas podrían estar presentes en el antepasado común de las aves y los troodontidos, colocando este vínculo más atrás en el árbol de lo que se pensaba anteriormente, hace unos 160 millones de años.

Así que sólo nos queda esperar a que los científicos sigan descubriendo más especies emplumadas y revisar las especies conocidas, para comprender cómo evolucionaron las plumas asimétricas y si esta evolución tuvo sus raíces en el vuelo.

También te puede interesar: