Representación artística del dinosaurio Mansourasaurus shahinae. Crédito: Andrew McAfee / Carnegie Museum of Natural History.

Descubren dinosaurio en Egipto que revela el vínculo perdido entre África y Europa

29-01-2018

Mansourasaurus shahinae, la clave para comprender a los últimos dinosaurios africanos.

Por: Luis Moctezuma

Es poco lo que se sabe sobre el último periodo que vivieron los dinosaurios en el continente africano. Se cree que se mantuvieron aislados de Eurasia cuando el megacontinente Pangea comenzó a separarse. Mientras que existen fósiles en el sur de América que nos han ayudado a imaginar cómo fue la vida en Gondwana, el gran continente del sur, de África se sabe muy poco. Recientemente se descubrieron restos fósiles en Egipto que nos ayudarán a comprender cómo fue la vida en el norte de África a finales del Cretácico. Esto aparece en un artículo de la revista Nature que reporta los resultados de la investigación dirigida por Hesham M. Sallam. 

¿Qué es un Mansourasaurus shahinae?

El Mansourasaurus es el vertebrado que se conserva más completo del Alto Cretácico, la última etapa en que los dinosaurios dominaron la Tierra. Se trata de un herbívoro que forma parte del grupo de los titanosaurios. Se cree que vivió hace 80 millones de años. Sus dimensiones fueron similares a los actuales autobuses escolares y su peso similar al de un elefante africano de hoy en día.

             Comparado con otros titanosaurios el Mansourasaurus es relativamente pequeño. Sus 10 metros de largo y 5.5 toneladas de peso son poco comparados con los 35 metros y 100 toneladas de un Argentinosaurus (el dinosaurio más grande conocido); sin embargo, no deja de ser un animal impresionante. Se conservan restos de su cuello, mandíbula, piernas, costillas y columna, con los que se le puede imaginar como un ser de cuello largo que se desplazaba en cuatro patas.

             Un detalle a considerar es que algunos de los huesos en sus piernas frontales no están completamente unidos. Esto hace pensar que el fósil que se tiene no pertenece a un adulto. Aunque el tamaño de un autobús escolar parezca poco impresionante, es probable que su estatura final fuera mayor. Con esta fisionomía podía desplazarse tranquilamente por lo que ahora es el Oasis Dakhla en Egipto.

¿Qué cambia en la historia el Mansourasaurus shahinae?

Se conocen pocos fósiles de dinosaurio de origen africano, con excepción de Madagascar que al ser una isla pudo tener un desarrollo distinto al resto del continente. Tradicionalmente se creía que África estuvo aislada en la última etapa del Cretácico, entre 125 y 65 millones de años atrás. Además, no se trata de un continente fácil de explorar, su vegetación complica el acceso a distintas regiones y la situación política en muchos territorios hace complicada la exploración.

            El Mansourasaurus cuenta con otra característica que nos hace reconsiderar la historia como la contamos hasta ahora. Los análisis filogenéticos hechos sobre este dinosaurio demuestran que tiene una relación mayor con los titanosaurios europeos y asiáticos que con los suramericanos. Esto quiere decir que de alguna forma había desplazamiento de dinosaurios entre el sur de Europa y el norte de África. De esta forma la idea del aislamiento africano en la última etapa cretácica se pone en duda.

¿Qué pasará con el Mansourasaurus shahinae?

Este nuevo titanosaurio es sólo la primera pieza de muchas más que se espera encontrar en Egipto. Su nombre proviene de Mansoura University y Mona Shain, quien ayudó para que se diera la investigación de los restos fósiles. Aún queda mucho por conocer para imaginar lo que pasó en nuestro planeta antes de la gran extinción. El equipo encargado de investigar esta zona se compone de distintos paleontólogos de vertebrados que apenas comienza con su labor y se espera aparezcan más indicios para conocer el pasado del norte de África.

 

También te puede interesar: