Delfín rosado, maravillosa especie en peligro

05-08-2015

El delfín del río Amazonas, también conocido como el delfín rosado o boto, vive únicamente en agua dulce. Se encuentra en la mayor parte de las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela. Es un cetáceo relativamente abundante, con una población estimada en decenas de miles. Sin embargo, se clasifica como vulnerable en algunas zonas debido a represas que fragmentan y amenazan a ciertas poblaciones, y debido a otras amenazas como la contaminación de ríos y lagos.

No existe consenso de cuándo y cómo penetraron a la cuenca amazónica; es posible que lo hayan hecho hace más de 15 millones de años desde el Océano Pacífico antes de la formación de los Andes o más recientemente desde el Océano Atlántico. 

Características

El boto, como se le conoce en la Amazonia, es el delfín de río más grande. Los machos adultos alcanzan una longitud y peso máximos de 2.55 m y 160 kg, mientras las hembras llegan a medir y pesar hasta 2.25 m y 153 kg. Es uno de los cetáceos con dimorfismo sexual más marcado (los machos miden y pesan 16% y 55% más que las hembras), siendo en este sentido único entre los delfines de río, en los cuales las hembras son por lo general más grandes.

Comportamiento

El delfín rosado tiende a ser solitario y no es frecuente verlo en grupos. Cuando lo hacen se congregan en asociaciones de hasta cuatro individuos. Lo más frecuente es observar parejas madre-hijo, pero pueden estar formados por grupos heterogéneos o por machos exclusivamente.

Tienen un comportamiento sexual agresivo pues observaciones a estos delfines han demostrado que existe una competencia feroz por el acceso a las hembras. En especies cautivas  se documentó cortejo y juego previo al apareamiento por los machos y si estos son rechazados la hembra actúa agresivamente. Se ha observado una alta frecuencias en las copulaciones, teniendo 47 en un plazo de 3.5 horas.

Conservación

En 2008, la especie fue catalogada por la lista roja de especies amenazadas en la Lista Roja de la UICN  como en estado DD (datos insuficientes). La especie fue previamente catalogada como «vulnerable» pero se cambió el estado debido al monto limitado de información actual disponible sobre amenazas, ecología y tendencia de la población.

Sin embargo, por la contaminación y destrucción paulatina de la selva amazónica y debido a la vulnerabilidad de la especie se han tomado medidas para su protección en todos los países que habita. Sus mayores enemigos son la deforestación y aquellas actividades humanas que contribuyen a perturbar y alterar su medio ambiente. Una fuente de preocupación estriba en la dificultad que representa mantener ejemplares en cautiverio con vida, debido a la agresión intraespecífica y escasa longevidad. Por ello si la población del delfín rosado llegase a disminuir hasta niveles peligrosos en la naturaleza, correría un riesgo aún más alto de extinguirse por la dificultad de mantenerlo largo tiempo en cautividad.

En 2008, la Comisión Ballenera Internacional (CBI) expresó preocupación por la captura de delfines para utilizarlos como cebo en la Amazonia Central, lo cual es un problema emergente que se ha extendido a gran escala.

Los pescadores prefieren usar al delfín como cebo porque su carne tiene más grasa y un olor fuerte y característico que atrae a la piracatinga y como su pesca está prohibida, no pueden venderlo en el mercado, explicó la bióloga.

Las principales amenazas son la caza para elaboración y comercialización de productos derivados de este, la captura accidental por el uso de redes de nailon, la construcción de centrales hidroeléctricas que disminuyen la disponibilidad de peces para alimentarse, las represas aíslan diferentes poblaciones, disminuyendo el intercambio genético y aumentando la posibilidad de extinciones locales.

Fuente: The Enciclopedia of Earth

 

También te puede interesar: