CRÉDITO: SUSAN LUECK/FLICKR

¿Estamos iniciando la sexta extinción masiva?

16-10-2015

Más del 90% de los organismos que han habitado el planeta durante sus 4,600 millones de años, están extintos. Mientras nuevas especies evolucionan para adaptarse a los cambios que exige el planeta, especies más antiguas desaparecen.

Pero este balance, producto de la evolución de nuestro planeta, no siempre se ha dado de forma tan paulatina, pues debido a fenómenos naturales como impacto de meteoritos, erupciones volcánicas o glaciaciones masivas, nuestro planeta ha sufrido de 5 extinciones masivas, alcanzando en algunos casos más del 90% de la biodiversidad.

Ahora los científicos apuntan al inicio de una sexta. Sin embargo esta vez el culpable no es ningún fenómeno natural, sino el hombre.

Cada vez son más los científicos que apuntan a lo mismo: nos encontramos al borde de la sexta extinción masiva de la Tierra. Y no sólo es preocupante que los seres humanos sean los responsables, sino que  también podríamos estar dentro de la lista de especies en peligro de extinción.
 
De acuerdo a un estudio publicado en la revista Science el año pasado, más de 320 vertebrados terrestres se han extinguido desde el año 1500. Los vertebrados restantes son 25 por ciento menos abundantes que en 1,500, tendencia que también se observa en los invertebrados, como los crustáceos, los gusanos y las mariposas.

23cd5553d88e856299d0058c026d19ea_f587.jpg

Este mismo trabajo señala que hasta un tercio de todos los vertebrados están amenazadas o en peligro de extinción. Grandes animales como elefantes, rinocerontes y osos polares  tienen las mayores tasas de disminución, que es una tendencia compartida por otras extinciones masivas. Estos animales están en riesgo debido a que tienden a tener pocas crías y a las bajas tasas de crecimiento de su población. Desafortunadamente, Los cazadores encuentran sus pieles, carne, colmillos o cuernos bastante atractivos.

Por otra parte, expertos de las universidades de Stanford, la Autónoma de México y la de Florida, llegaron a las mismas conclusiones en un estudio publicado en junio de este año

De acuerdo a este grupo de investigadores, la tasa de especies extintas en el último siglo es 100 veces mayor a la tasa normal de extinción, conocida como la tasa de fondo. En los últimos 100 años el número de vertebrados extintos es comparable con especies desaparecidas, por otros medios y en otros tiempos, en un periodo de entre 800 a 10,000 años. 

La tasa de fondo que el equipo utilizó toma en cuenta que por cada 100 años, 2 especies de vertebrados deberán desaparecer por cada 10,000 especies. Esto quiere decir que nueve especies de vertebrados deberían haber desaparecido a partir de 1900; lo pavoroso es que, en realidad, los vertebrados extintos desde ese momento son 477 especies conocidas.

Extincion-especies.jpg


De acuerdo al equipo, este acontecimiento podría alcanzar su clímax en tres generaciones humanas, pues en  este periodo la vida empezaría a ser afectada por la disminución o la completa ausencia de ciertos beneficios biológicos, dando como resultado su extinción; esto tomando cuenta que la vida tardó cientos de miles de años en diversificarse después de extinciones masivas posteriores.  Hoy en día estamos presenciando ciertos fenómenos que apuntan a este trágico desenlace, como por ejemplo la defaunación.

La defaunación y sus serias consecuencias 
 
A la desaparición de animales de talla grande se le conoce como defaunación, este proceso puede tener efectos inesperados sobre el ecosistema y el desarrollo humano. 
 
La defaunación no sólo afecta a la vegetación, sino también a los invertebrados. En los últimos 50 años, la población humana se ha duplicado, y el número de animales invertebrados tales como mariposas, arañas y gusanos, se ha reducido en un 45 por ciento. Según los investigadores, gran parte de esta pérdida es el resultado de la destrucción del hábitat y la alteración del clima global.
 
Hay que tomar en cuenta que los insectos polinizan el 75 por ciento de las cosechas de todo el mundo. El riesgo de perder la polinización se traduciría en un mundo sin plantas, un factor determinante en la producción de oxígeno y la alimentación de los animales, y por ende los humanos podríamos dejar de existir. 
 
¿Se puede detener? 
abeja extincion masiva.jpg
 
De acuerdo a los científicos, detener o por lo menos retardar la sexta extinción masiva ​​necesitará de tiempo y colaboración. Por ejemplo, las personas necesitan proteger los hábitats y adaptar las medidas dependiendo de cada región, tomando en cuenta no sólo la pérdida de especies sino también (y sobre todo) la pérdida del funcionamiento de ciertos ecosistemas en los cuales los animales juegan un rol central.
 
Por supuesto no será tarea fácil,  pero al menos nosotros, a diferencia de los dinosaurios, tenemos una oportunidad para lograrlo. 
 
 
 

 

 

 

También te puede interesar: