Flickr/ Jann Kuusisaari

La ciencia dice que los renos de Santa son hembras

23-12-2017

Al parecer, Rodolfo, el reno de Santa, es hembra.

Por: Alejandra Almed

La ciencia ha desmentido que la manada de renos que ayuda a Papá Noel a repartir los regalos en nochebuena sean machos. La explicación es muy sencilla y se debe a ciertas cualidades que hacen al sexo femenino más calificado para jalar el trineo en época de Navidad.

Las representaciones de Santa Claus y sus renos en todos los cuentos, películas, animaciones, etc., han sido bastante claras y muy particulares: renos robustos, llenos de pelaje y unos cuernos bastante largos.

Es momento de que estas imágenes hablen por si solas y digan la verdad sobre los famosos renos del polo norte; sí, incluido Rodolfo, el de la nariz roja.

¿Por qué renos?  

Primero, hay que tener en cuenta que los renos han demostrado ser mamíferos que están a la altura de ser los ayudantes de Santa Claus en su noche más complicada. Esta especie habita en la parte septentrional del planeta Tierra, muy muy al norte, por lo que están más que acostumbrados a un clima muy frio. Ocupan áreas de Europa, Siberia y Norteamérica. Todavía se pueden encontrar poblaciones salvajes en Noruega, Finlandia y Rusia; en América sólo quedan en Alaska, Canadá y muy al norte de Estados Unidos.

Su fácil adaptación al frío se debe a su pelaje, que es más espeso que en cualquier otro cérvido. Los pelos huecos de los renos atrapan el aire y lo mantienen aislado. Además, su sistema circulatorio evita que la sangre fría de las extremidades absorba el calor de la sangre caliente de su cuerpo central, por lo que definitivamente estos animales que tiran del trineo no necesitan un traje rojo aterciopelado que los mantenga calientes.

Los renos, también considerados caribúes, son una especie un “tanto domesticada”, pues al caer el invierno, en las zonas norte del planeta, estos animales ayudan a la subsistencia humana, algo que a los animales domésticos les imposibilita el frio. Sin embargo, digo “un tanto domesticada” porque los renos no se adaptan tan fácilmente al cautiverio, pero se ha demostrado que si se les trata de acuerdo a sus necesidades, estos animales conviven muy bien y hasta se reproducen cómodamente.

Hasta donde nosotros sabemos, los renos de Santa son mágicos; no obstante, Papa Noel se basó en cuestiones bastante científicas para hacer una selección muy acertada. Los renos de la Tierra, si bien no vuelan, pueden alcanzar velocidades extremas. Aunque su caminata es lenta, cuando llegan a galopear lo hacen a una velocidad de 80km/hr. Esta característica puede deberse a que estos animales mudan sus patas dependiendo la estación del año. En invierno, sus suaves y esponjosas patas se encojen y se ponen tensas, dejando a la vista sus pesuñas, las cuales les permite avanzar en el hielo y en zonas nevadas.

Asimismo, los renos aguantan caminatas larguísimas; las más largas documentadas han sido de 5,000 km en un año. Su contraparte en el agua puede ser la ballena jorobada que, en épocas de frio, es capaz de recorrer hasta 8,000 km para dirigirse a aguas más cálidas.

Y eso no es todo, pues parece que los renos tienen otra cualidad que garantiza que Santa Claus cumpla su función en tan sólo una noche. Esta especie de cérvido es capaz de ver la luz ultravioleta, algo que los humanos, incluido su gordo amo de barba blanca, no pueden hacer.

Esta función, según los científicos, tiende a ser muy útil en épocas navideñas, pues en el invierno el sol se encuentra debajo del horizonte dispersando mucha luz sobre la atmósfera, lo que provoca que la luz que golpea los ojos sea principalmente azulada y ultravioleta.

Así mismo, los ojos de los renos tienen un tejido brillante detrás de sus retinas que refleja la luz a través del ojo para mejorar su visión nocturna. Esta capa de tejido cambia de color según las estaciones del año: en los veranos del ártico, el tejido se vuelve amarillo y refleja más luz; pero en invierno, cuando hay oscuridad, el tejido se vuelve color azul, lo que hace que refleje menos luz y permite que llegue más cantidad de luz a la retina para facilitarle la visión.  

Si todos los renos parecen ser realmente adecuados para ayudar a Santa a jalar el trineo, entonces,

¿por qué los renos de Santa deben ser exclusivamente femeninos?

Los cuernos aparecen en los renos de ambos sexos, solo que existe el minúsculo detalle que los machos se despojan de estos atributos a principios de diciembre, que es cuando termina la época de apareamiento, mientras que las hembras los conservan durante todo el invierno; así lo dijo el fisiólogo Perry Barboza, del Instituto de Biología del Ártico de la Universidad de Alaska en Faibanks, quien estudia a los renos.

Por lo que las imágenes de Santa y sus renos volando en vísperas de Navidad, sin duda están representando un equipo de puras hembras.

De igual manera, las chicas parecieran tener más ventaja sobre los machos durante esta época del año. Los renos machos, en diciembre, pierden su reserva de grasa corporal al utilizar toda su energía en el apareamiento, y tan solo se quedan con un 5% de grasa corporal. Las hembras, en cambio, entran al invierno bien cargaditas, con un 50% de grasa. El espesor de grasa en sus partes traseras puede ser de hasta 5 cm., lo que las mantiene calientitas durante el invierno y les permite resistir temperaturas de hasta -40° centígrados y, por supuesto, lo suficientemente fuertes para jalar un trineo lleno de regalos.

Creo que Papa Noel hizo una muy buena e inteligente selección de su equipo de trabajo ¿no lo creen?

También te puede interesar: