Crédito: National Geographic. Foto: Brian Skerry

Ya es hora de hablar con los delfines

08-05-2017

Inteligencia artificial pretende decodificar el lenguaje de estos cetáceos

Los delfines son animales mamíferos, pertenecen a la familia de cetáceos y se caracterizan por el gran tamaño de su cerebro en comparación con su cuerpo. Se consideran los animales más inteligentes del planeta, después de los humanos, que por nuestra capacidad de socializar y razonar ocupamos la primera posición –aunque a veces nos cueste trabajo demostrarlo-.

Se cree que el delfín tiene sus inicios en la tierra. Una de las teorías de la evolución del delfín señala que hace 95 millones de años el Mesonyx, el antepasado del delfín actual, apareció en la Tierra. Era un animal terrestre que entró en el agua para alimentarse y durante los siguientes 30 millones de años comenzó a adaptarse mejor al agua y después de millones de años, evolucionó para poder permanecer ahí.

El chimpancé y el hombre tuvieron su último ancestro común hace unos seis millones de años. En comparación, los cetáceos como los delfines, se separaron del resto del linaje mamífero hace unos 55 millones de años, y entre ellos y los primates no ha habido un ancestro común desde hace 95 millones de años.

DelfinesEvolucion.png

Esto quiere decir que los cetáceos y los primates han recorrido dos distintas trayectorias evolutivas por un periodo de tiempo muy largo. Esta diferencia se puede apreciar no solo en la forma corporal, sino también en su cerebro.

Por ejemplo, los chimpancés cuando observan algo que desean, utilizan la fuerza corporal para obtenerlo; un poco parecido al comportamiento humano ¿no crees?. Pero el delfín, a diferencia del primate, se preocupa más en ser que en hacer, es decir que ha desarrollado sus propias capacidades para lograr cosas, en lugar de crear maquinas o utensilios que hagan el trabajo por ellos.

A lo largo de su vida evolutiva han desarrollado un sistema sensorial denominado ecolocalización. Este sistema consiste en emitir ondas en diferentes frecuencias para obtener información sobre el entorno.

Estas frecuencias son tan precisas que a 30 metros de distancia pueden diferenciar entre objetos de metal, plástico o madera. Así mismo, pueden “espiar” las ondas de ecolocalización de los otros delfines para averiguar qué es lo que detectan sus congéneres; Es más, pueden desactivar la mitad de su cerebro cuando duermen y mantener la otra mitad en estado de alerta.

Para comunicarse ellos emiten diferentes tipos de  sonidos y chasquidos. Utilizan ráfagas de sonido pulsativo para enseñar a sus crías y otras para ahuyentar a tiburones, como si se tratara de un especie con un lenguaje propio. Como si tuviéramos a un extraterrestre viviendo en nuestro mismo planeta ¿no lo crees?

Sin embargo, a lo largo de todos los años que el ser humano lleva estudiando al delfín, no se ha podido identificar las unidades básicas de este lenguaje, sus mecanismos, ni sus combinaciones.  

Delfines4.png
National Geographic

 

Una nueva compañía sueca en tecnología del lenguaje, Gavagai AB, después de dominar 40 idiomas humanos con su software de análisis del lenguaje, decidieron aventarse y tratar de averiguar qué es lo que dicen los delfines. Los investigadores del Instituto Real de Tecnología KTH también decidieron unirse al proyecto.

El proyecto consiste en seguir de cerca a los delfines nariz de botella en un parque silvestre. Con el uso de la tecnología de Inteligencia Artificial de análisis del lenguaje se quiere decodificar los sonidos y compilar un diccionario del lenguaje de estos animales acuáticos. Jussi Karlgren, co-fundador de Gavagai y profesor del KTH, asegura que esto se podrá lograr gracias a la tecnología del Instituto, a los nuevos datos que se tienen de los delfines y a los nuevos métodos de grabación del sonidos de estos seres.

El sistema de lenguajes de Gavagai funciona haciendo un profundo análisis textual de los idiomas, que incluye el seguimiento y la comparación de varios conceptos y la capacidad de proporcionar contestaciones visuales instantáneas entre una gama de posibles respuestas emocionales.

Esta tecnología de Inteligencia Artificial ya esta siendo utilizada por varias empresas, como Amazon a la cual le facilita las respuestas a peticiones y problemas de sus clientes. El siguiente paso, decodificar el lenguaje de los delfines, podría ser la brecha, no solo para abrir un sin fin de nuevos descubrimientos con relación a nuestro mundo, sino que podría ser utilizado para encuentros futuros con otros mundos. 

 

Delfines3.png
Crédito: National Geographic
Foto: Brian Skerry

 

¿Te imaginas el tiempo que se hubieran ahorrado Amy Adams y Jeremy Renner en la película “La Llegada” (The Arrival) con esta nueva tecnología? Por mucho que suene a ciencia ficción, el poder traducir el lenguaje y comunicarse con seres alienígenas también nos viene a la mente cuando pensamos en el siguiente paso de este nuevo sistema de Inteligencia Artificial. 

Al fin y al cabo tenemos que estar preparados para poder comunicarnos con todo aquello que vayamos encontrando en nuestro camino.

 

 

También te puede interesar: