Extinciones Masivas

02-06-2015

4,600 millones de años tiene la Tierra; más del 90% de los organismos que han habitado el planeta durante ese tiempo, están extintos. Mientras nuevas especies evolucionan para adaptarse a los cambios que exige el planeta, especies más antiguas desaparecen.

A lo largo de su historia, 5 extinciones masivas ha sufrido nuestro planeta, alcanzando en algunos casos más del 90% de la biodiversidad. Las  causas de estas extinciones siguen siendo un misterio, sin embargo, el impacto de meteoritos y las erupciones volcánicas son los principales sospechosos.

Según una de las principales teorías, cada 100 millones de años un meteorito kilométrico impacta contra la Tierra, provocando grandes glaciaciones globales o erupciones masivas que en conjunto provocan la extinción. 

extinciones masivas.jpg

De la más reciente a la más antigua, estas son las 5 extinciones masivas que ha sufrido nuestro planeta: 

Cretácico- Terciario
Hace 65 millones de años

Un impacto extraterrestre es la explicación más común para la extinción del Cretácico. Un enorme cráter frente a la Península de Yucatán, en México, data de hace unos 65 millones de años, coincidiendo con la extinción. El calentamiento global impulsado por erupciones volcánicas en las Deccan Traps (una arcaica cordillera volcánica en la India occidental) pudo haber agravado el evento. Cualquiera que fuera la causa, provocó la extinción de los dinosaurios, así como de cerca de la mitad de todas las especies del planeta.

Triásico-Jurásico
Hace 200 millones de años 

Masivas inundaciones de lava provenientes de la Provincia magmática del Atlántico Central, hace unos 200 millones de años, puede explicar la extinción en el Triásico-Jurásico. Alrededor del 20 por ciento de todas las familias marinas se extinguieron, así como la mayoría de las criaturas parecidas a los mamíferos, muchas grandes anfibios y todos los arcosaurios. El impacto de un asteroide es otra posible causa, aunque ningún cráter revelador se ha encontrado hasta la fecha.

Pérmico-Triásico (La más mortífera) 
Hace 250 millones de años 

El evento de extinción del Pérmico-Triásico, hace 250 millones de años, fue el más mortífero: Más del 90 por ciento de todas las especies perecieron. Muchos científicos creen que un asteroide o un cometa desencadenaron la muerte masiva, pero, de nuevo, no se ha encontrado ningún cráter. Otro contendiente fuerte es la inundación volcánica de las Trampas de Siberia, una gran provincia ígnea en Rusia.

Devónico (tardío)
Hace 364 millones de años 

Comenzando hace 364 millones de años, un evento eliminó alrededor del 70 por ciento de todas las especies marinas de la Tierra, en un período de quizás 20 millones de años.  Los corales, que habían dominado el período, vieron mermada su población, y los arrecifes coralinos no volvieron a ser importantes hasta el Triásico.

Ordovícico-Silúrico
Hace 440 millones de años

La teoría más aceptada es que esta primera extinción masiva fue causada al inicio de una larga edad de hielo que afectó la mayoría de las zonas costeras donde vivían la mayoría de los organismos. Los organismos marinos, como los braquiópodos, briozoos y los trilobites fueron de los más afectados. 

¿Vivimos la sexta extinción masiva? 


Perdida de la Tierra.jpg 

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Science el año pasado, estamos en las primeras etapas de una sexta extinción, pero esta vez el culpable no es ningún fenómeno natural, sino el hombre.

Los animales y plantas están en peligro. Más de 320 vertebrados terrestres se han extinguido desde el año 1500. Los vertebrados restantes son 25 por ciento menos abundantes que en 1,500, tendencia que también se observa en los invertebrados, como los crustáceos, los gusanos y las mariposas.

De acuerdo al estudio, hasta un tercio de todos los vertebrados están amenazadas o en peligro de extinción. Grandes animales como elefantes, rinocerontes y osos polares  tienen las mayores tasas de disminución, que es una tendencia compartida por otras extinciones masivas. Estos animales están en riesgo debido a que tienden a tener pocas crías y a las bajas tasas de crecimiento de su población. Desafortunadamente, Los cazadores encuentran sus pieles, carne, colmillos o cuernos bastante atractivos.

La defaunación y sus serias consecuencias

Buffalo-americanos.jpg
 
A la desaparición de animales de talla grande se le conoce como defaunación, este proceso puede tener efectos inesperados sobre el ecosistema y el desarrollo humano. En un estudio anterior, los investigadores aislaron a los animales como cebras, jirafas y elefantes de parcelas de tierra. Sin los animales, la hierba y los arbustos crecieron mucho y la tierra se volvió blanda y suelta. Los roedores rápidamente tomaron el control y se duplicaron, comiéndose las semillas de las plantas y habitando la tierra que relativamente estaba libre de depredadores. Además, los investigadores encontraron que los castores eran portadores de enfermedades y parásitos que atacan a los humanos.
 
La defaunación no sólo afecta a la vegetación, sino también a los invertebrados. En los últimos 50 años, la población humana se ha duplicado, y el número de animales invertebrados tales como mariposas, arañas y gusanos, se ha reducido en un 45 por ciento. Según los investigadores, gran parte de esta pérdida es el resultado de la destrucción del hábitat y la alteración del clima global.
 
Hay que tomar en cuenta que los insectos polinizan el 75 por ciento de las cosechas de todo el mundo. El riesgo de perder la polinización se traduciría en un mundo sin plantas, un factor determinante en la producción de oxígeno y la alimentación de los animales, y por ende los humanos podríamos dejar de existir. 


Bees_1_bg_082804.jpg

¿Se puede detener? 
 
De acuerdo al autor del estudio, el biólogo Rodolfo Dirzo, detener o por lo menos retardar la sexta extinción masiva ​​necesitará de tiempo y colaboración. Por ejemplo, las personas necesitan proteger los hábitats y adaptar las medidas dependiendo de cada región.
 
tendemos a pensar acerca de una extinción como la perdida de especies de la faz de la Tierra, y es muy importante tomarlo en cuenta, pero hay una gran pérdida del funcionamiento de ciertos ecosistemas en los cuales los animales juegan un rol central que necesita ser tomado muy en cuenta también“.


**

Fuente: National Geographic

También te puede interesar: