loading

Inicio > Ciencia y Teconología > Aviones hipersónicos, o cómo ir de Nueva York a Beijing en dos horas

Aviones hipersónicos, o cómo ir de Nueva York a Beijing en dos horas

POR: Alejandra Almed

28 mayo, 2019

Por: Antonio Medina

Los viajes en avión no han avanzado mucho durante los últimos 50 años y es que si bien cada vez viajamos en aeronaves más modernas y con cualquier cantidad de comodidades, los tiempos de vuelo no han variado mucho desde la mitad del siglo pasado, pero eso podría estar a punto de cambiar y todo gracias a un equipo de científicos chinos.

La promesa de este grupo de científicos es la de desarrollar un avión hipersónico, sí, no supersónico, sino hipersónico, que será capaz de desplazarse a velocidades que superan los 6 mil kilómetros por hora y que nos permitirían ir de Nueva York a Beijing en tan sólo 2 horas. En este momento, recorrer los 11 mil kilómetros que separan estas dos urbes en un avión comercial tiene una duración de aproximadamente 14 horas.

El equipo liderado por Cui Kai, experto de la Academia de Ciencias de China, es responsable del diseño y desarrollo de este biplano de apariencia similar a la de un transbordador espacial futurista, que pretende alcanzar velocidades de 5 veces la velocidad del sonido, y poder realizar viajes que superan en distancia al diámetro de la Tierra en tan sólo algunas horas.

Esta aeronave ha sido bautizado como I-plane y sus creadores dicen que está basado en los aviones biplanos utilizados en la Primera Guerra Mundial. Su capacidad de carga es considerablemente más grande que la de los actuales vehículos supersónicos que existen, ventaja que le permitirá transportar pasajeros a diferencia de otras naves.

Aunque el I-plane aún se encuentra en etapa de desarrollo, el diseño ya fue probado a escala en un túnel de viento para evaluar las cuestiones aerodinámicas. La prueba consistió en lanzar el modelo a escala a a una velocidad de 1,235 kilómetros por hora y todas las pruebas resultaron positivas, lo que permitió al grupo de científicos asegurar que su nave tendrá la capacidad de alcanzar los 5 Mach sin ningún problema.

Aunque aún existen grandes desafíos tecnológicos para la fabricación en tamaño real de esta aeronave, las pruebas de I-plane empiezan a darnos una idea de cómo luce el futuro de la industria aeronáutica, y la verdad es que parece que será impresionante.

Relacionados

#ChemaTierraCuidemos