ChemaTierra
kalashnikov.media

El fabricante del rifle AK-47 apuesta por los vehículos eléctricos

27-08-2018

"Tarde o temprano, el motor de combustión interna va a desaparecer"

Por: Luis Moctezuma


La semana pasada Kalashnikov, la empresa armamentista famosa por su rifle de asalto, presentó sus novedades durante la exhibición militar ARMY-2018. El evento se realizó cerca de Moscú y la empresa mostró sus nuevos modelos de vehículos eléctricos. Los ojos del mundo voltearon a ver al CV-1, que promete ser una fuerte competencia para los vehículos eléctricos de Tesla; sin embargo, no fue el único.

Un gigante militar interesado en proteger el ambiente

El interés de esta empresa, con 200 años de antigüedad en el transporte eléctrico, sorprendió a los medios alrededor del mundo. Mientras para algunos fue motivo de bromas, para otros es una amenaza seria de competencia por el mercado de los eléctricos. Aunque el modelo no es definitivo ni hay una fecha para su lanzamiento, si hay razones de peso para que Kalashnikov se interese en este mercado.

El CEO de esta empresa famosa por las armas, Vladimir Dmitriev, expresó su interés en este mercado por motivos ambientales. Entre los comentarios publicados por el dirigente de Kalashnikov en la prensa se menciona que la empresa entiende que tarde o temprano, el motor de combustión interna va a desaparecer “Buscamos soluciones para nuestros clientes mediante el motor eléctrico respetando al medio ambiente”, fue algo que dijo a EuroNews en la presentación de un par de modelos eléctricos previos al CV-1.

Durante la exposición militar de la semana pasada, se presentaron distintos modelos de vehículo. Desde el año pasado Kalashnikov ya había presentado un modelo eléctrico de motocicleta. En aquella ocasión se trataba de un vehículo militar y para 2018 ya se tiene la versión de uso civil. Alcanza 100 km/h y tiene autonomía por 150 km.

Antes de mostrar al CV-1 aparecieron un par de modelos más. El Kalashnikov UV-4, un vehículo para 4 tripulantes de apariencia futurista y más alejado de los modelos comerciales y el OV-2, un vehículo militar de estilo buggy, ambos con velocidad de 80 km/h. Estos modelos ya hacían notar el interés de la compañía en explorar el mundo del transporte y para muchos especialistas la razón es muy simple.

La industria militar rusa ha recibido sanciones por parte de occidente en los últimos años. En estas condiciones ser el productor del fusil de asalto más famoso del mundo no es garantía del éxito comercial. A esto se puede sumar que la compañía ya había sido rescatada por el estado en 2013 y apenas en 2017 volvió al capital privado; además de proveer de armamento está buscando formas de ampliar sus mercados.

CV-1, el vehículo del futuro con rostro de pasado

Uno de los aspectos más llamativos del CV-1 es su aspecto; su diseño exterior está basado en el IZH-21252 Kombi un vehículo icónico de la unión soviética que se produjo entre 1973 y 1997. El diseño se ha respetado con algunos cambios como los faros, que se presentan como cajas de leds. Sus fabricantes prometen que la apariencia antigua contrasta completamente con su interior.

EL CV-1 promete ser un auto eléctrico potente y elegante. Su potencia es de 300 caballos de vapor, equivalentes a 295.89 caballos de fuerza. Es un vehículo autónomo hasta por 350 km y 90 kilowatts por hora. En seis segundos promete pasar de 0 a 100 km/h. Al menos por estas características técnicas se puede imaginar que se trata de un vehículo de gran resistencia.

El CV-1 aún es una promesa de una empresa que diversifica su mercado. Mientras Tesla ya está en proceso de comercializar autos eléctricos Kalashnikov apenas mostró sus modelos nuevos; sin embargo, la propuesta es prometedora. Aún si el móvil es alejar a la empresa del fantasma de la quiebra, la fabricación de vehículos eléctricos que sean menos nocivos con el medio ambiente es una apuesta que habrá que seguir.

También te puede interesar: