Descubren cámara oculta en la Pirámide de la Luna en Teotihuacán

26-10-2018

Pudo haber sido utilizada con fines rituales por su vinculación con el inframundo...

Por: Luis Moctezuma


El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunció el descubrimiento de una cámara que se encuentra debajo de la Pirámide de la Luna en Teotihuacán. Este anuncio es el resultado de trabajos de investigación que se han realizado en la zona arqueológica desde 2017. La directora de este Proyecto de Conservación Integral de la Plaza de la Luna es la doctora Verónica Ortega.

¿Cómo encontrar nuevos restos en Teotihuacán?

La zona arqueológica de Teotihuacán es una de las más importantes para comprender a la cultura mesoamericana. Además de su relevancia histórica es un sitio de gran interés turístico y parecería que tiene poco que revelarnos para este momento. Las primeras exploraciones de la zona se remontan al siglo XVII. Aún con 4 siglos de ser objeto de investigación nos sigue guardando muchos secretos.

Para las culturas mesoamericanas la estructura arquitectónica incluía agregar nuevos niveles cada vez de mayor tamaño. En el caso de la Pirámide de la Luna, que sería más correcto llamar basamento por la forma de su estructura sin una punta piramidal, tuvo modificaciones en 7 ocasiones. Lo que vemos desde fuera cuando visitamos esta zona arqueológica es la séptima versión de la construcción, que los pobladores del valle de Teotihuacán llamaban Meztli Itzácual.

Encontrar una cámara en el fondo de esta gran estructura arquitectónica no es una tarea fácil. La profundidad a la que se encontró fue de 8 metros. Para su localización se recurrió a un estudio de resistividad eléctrica que se realizó en junio de 2017 por parte de expertos del INAH y especialistas del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México. La resistividad eléctrica es una propiedad física que consiste en que un material evite el paso de la electricidad, es independiente de la forma del objeto, y gracias a ella es que se reconoció la presencia de la cámara.

¿Un paso hacia el inframundo?

Se cree que la cámara tuvo un uso ritual. Se ubica en una posición estratégica bajo la Pirámide de la Luna, frente a la Calzada de los Muertos y aún se consideran accesos alternativos. Entre las posibilidades que se manejan como parte de la investigación está que se utilizara para rituales vinculados con el inframundo.

La cámara pertenece a un núcleo sagrado en la ciudad de Teotihuacán. Tiene un diámetro de 15 metros. Cuenta con un túnel que desemboca en la Plaza de la Luna. Se cree que también puede tener un acceso por el oriente de la ciudad. Para confirmar esta última afirmación se requiere una revisión más amplia de la zona.

Aún queda mucho por descubrir en Teotihuacán. Se sospecha que cada uno de los principales edificios en esta zona arqueológica tuvo contacto con una región específica del resto de mesoamérica. En el comunicado que emitió el INAH se comenta que la Subdirectora técnica de la Zona Arqueológica de Teotihuacán considera que el seguir explorando esta cámara nos ayudará a confirmarlo. Como ejemplo de esta conexión con el resto de la región está el Templo de la Serpiente Emplumada, en donde se encontraron materiales marinos originarios de las costas de Mar Caribe y el Océano Pacífico.

El pasado prehispánico de México es reconocido a nivel internacional. El interés por las civilizaciones que existían en nuestro territorio antes de la llegada de los españoles en el siglo XVI está presente a nivel mundial. Aún así, es mucho lo que nos falta por conocer. La “Ciudad en donde los hombres se convierten en dioses” es un ejemplo del esplendor mesoamericano y aún hoy día es capaz de sorprendernos. El anuncio de este posible pasaje simbólico al inframundo se da poco antes de las celebraciones de día de muertos y nos da un motivo más para preservar nuestras tradiciones.

También te puede interesar: