ChemaTierra
Fuente: ABC

La genética explica por qué algunas personas ven sonidos y escuchan colores

07-03-2018

Una razón para percibir el mundo diferente está en el ADN

Por: Luis Moctezuma

La forma en que cada uno reconoce el mundo que le rodea es distinta, el dicho “cada cabeza es un mundo” lo ejemplifica. Más allá de la subjetividad que todos poseemos existe una condición que tiene 1 de cada 2 mil personas: la sinestesia, esto según datos de la Asociación Americana de Psicología (APA).

            Asumimos que algo es real cuando hay un consenso. El cielo es azul porque aceptamos llamar así al espectro de luz que se mantiene libre al cruzar la atmósfera terrestre. Percibimos los cambios en la temperatura como una variación de lo que comprendemos como caliente, templado o frío.

¿Qué pasaría si nuestro  cerebro recibiera una señal que nos dice que el clima ha sido muy cálido en los últimos años junto con un sabor o un color?, algo así como un calentamiento global con sabor a refresco de cola o de color ámbar. En ese caso podríamos pensar que tenemos sinestesia. El 5 de marzo de 2018 la revista Proceedings of National Academy of Science of the United States of America (PNAS) publicó los resultados de una investigación que da una explicación genética a la sinestesia. 

¿Qué ocurre en la mente de alguien con sinestesia?

Las percepciones sensoriales se presentan en regiones distintas del córtex cerebral. En el caso de quienes tienen sinestesia al vivir una experiencia sensorial aparece un enlace que los lleva a reconocer otra simultánea. Existen muchas relaciones comunes entre quienes tienen sinestesia. Se reconocen 60 tipos entre los que aparecen: reconocer olores cuando se escucha algo, encontrar sabor a las palabras o escuchar sonidos de colores.

            El estudio publicado por PNAS se centró en quienes asocian colores a sonidos. Ya existían antecedentes sobre la presencia genética de este fenómeno así que se trabajó con distintos individuos de la misma familia. Para reconocer la presencia de la sinestesia se examinó a miembros de las familias de diferentes generaciones (al menos 3). Los participantes fueron tanto integrantes de la familia con y sin sinestesia.

            Se reconocieron 37 genes relacionados con la sinestesia. Estos genes fueron heterogéneos y no se presentaron variantes entre las familias. Dentro del estudio resaltaron 6 genes asociados con la axogénesis y que se manifiestan en la infancia: COL4A1, ITGA2, MYO10, ROBO3, SLC9A6 y SLIT2.

 Los resultados que se obtuvieron de los individuos bajo estudio dieron algunas asociaciones constantes. Las combinaciones más comunes que se dieron fueron la nota sol y las variaciones de azul cielo, así como la nota fa y el color café. Aún hay mucho que conocer sobre este fenómeno y puedes ser parte de la investigación.

¿Quieres participar en la investigación?

Distintos grupos de investigación alrededor del mundo buscan explicar la sinestesia. El Instituto Max Planck de Psicolingüistica en Holanda busca voluntarios. Lo mejor del caso es que puedes participar online. Visita su sitio web y conoce los detalles. A partir de un cuestionario de aproximadamente 25 minutos estarás colaborando con la investigación sobre sinestesia.

            La formas en que cada quien percibe el mundo hace única su experiencia. El contar con conexiones entre distintos sentidos ofrece una serie de posibilidades que aún desconocemos. Algunos científicos como el físico Richard Feynman, quien hizo aportaciones importantes a la física y computación cuántica, tuvieron sinestesia, esto según datos de la APA.

Por ahora desconocemos si esta interconexión entre diferentes sentidos facilitó la comprensión el submundo atómico pero conforme avancen las investigaciones tendremos datos más precisos. Si eres de aquellos que perciben el lunes azul, los martes y miércoles grises como en la canción de The Cure, muchos neurolingüistas querrán saber más sobre tu experiencia.

También te puede interesar: