ChemaTierra
El astronauta Bruce McCandless en 1984. Se encuentra a 97 metros del orbitador. (NASA)

Caminatas espaciales: ¿a quién no le gustaría flotar en el espacio?

22-08-2018

Es mucho más complicado y peligroso de lo que parece…

Por: Antonio Medina

Para todos los que alguna vez soñamos en convertirnos en astronautas, la simple idea de viajar al espacio no era suficiente, también nos ilusionaba la idea de flotar libremente en la oscuridad espacial, una actividad extravehícular conocida como caminata espacial.

Una actividad extravehícular es una operación realizada por un astronauta fuera de una nave o estación espacial y es una de las actividades más peligrosas que se pueden realizar en el espacio. Además de que requieren de un gran esfuerzo mental y físico, los astronautas corren el riesgo de ser golpeados por cualquier trozo de basura espacial, lo que podría romper el traje o incluso provocar la muerte.

Hasta el 2009 solo las agencias espaciales de tres países habían enviado a sus astronautas o cosmonautas en esta atrevida misión, Rusia, Estados Unidos y China. Después se les unió la Agencia Espacial Europea, que también ha conseguido poner a sus astronautas fuera de la Estación Espacial Internacional.

La primera caminata espacial se llevó a cabo el 18 de marzo de 1965 por la Agencia Espacial Rusa. El cosmonauta Alexey Leonov se convirtió en el primer ser humano en flotar en el espacio, al salir de la nave Voskohod 2 y pasar 10 minutos allá fuera. Esta primera experiencia fue bastante complicada, pues Leonov no tenía manera de controlar sus movimientos, solamente poseía una cuerda para jalar y poder regresar a la nave. Al final, pudo regresar sin mayor complicación, aunque durante el tiempo que pasó fuera de la nave, las cosas no salieron como se esperaban.

Por supuesto que Estados Unidos no podía quedarse atrás y tan solo unos meses después del logro de los rusos, lanzó la misión Gemini 4, en la cual se realizó la primera caminata espacial norteamericana. Ed White fue el astronauta elegido y pasó 21 minutos fuera de la nave. A diferencia de Leonov, White sí tuvo la capacidad de controlar sus movimientos durante la caminata, por lo cual asumimos que su experiencia debió haber sido mucho más placentera.

Ed-White_opt.jpg
Ed White // NASA

 

En un principio, las caminatas espaciales se planearon para probar los trajes presurizados de los astronautas, realizar algunos experimentos y recolectar muestras o incluso tomar fotografías. Pero conforme el tiempo fue avanzando y los trajes y las naves se hicieron más seguros y complejos, las caminatas espaciales fueron cambiando de finalidad. Hoy en día, cuando un astronauta sale de la nave, es casi seguro que su misión sea la de reparar alguna parte de la nave o estación espacial. De hecho, fue exactamente de esta manera que la Estación Espacial Internacional se ha ido construyendo.

En la actualidad, una caminata espacial suele durar entre 6 y 8 horas, mucho más que los pocos minutos que experimentaron los primeros hombres que “caminaron” por el espacio. 221 hombres han vivido esta gran experiencia, en un total de 740 caminatas espaciales. El ruso Anatoly Solovyev mantiene el récord de más caminatas espaciales (16) y también el récord de mayor tiempo en el espacio (3 días, 10 horas y 22 minutos). El último en salir de al espacio exterior fue el equipo ruso conformado por Oleg Artemyev y Sergey Prokopyev.

Y a ti ¿te gustaría salir de una nave espacial y flotar libremente en el espacio?

También te puede interesar: