ChemaTierra
Crédito: Pablo Carlos Budassi/Wikimedia Commons

El universo se expande mucho más rápido de lo que pensábamos

26-01-2017

El universo se encuentra en una constante expansión, sí, claro, esto no es nada nuevo, todos lo sabemos, pero lo que no todos conocemos es que se está expandiendo mucho más rápido de lo que pensábamos.

Un grupo de astrónomos ha llegado a determinar que la tasa de expansión actual del universo, o la constante de Hubble -nombre que se le dio en honor a Edwin Hubble, uno de los más reconocidos astrónomos estadounidenses-, es de 71.9 kilómetros por segundo por megapársec (1 megapársec es igual a 3.26 millones de años luz).

Esta nueva constante es consistente con un cálculo realizado el año pasado por un grupo de científicos liderados por el ganador del Premio Nobel, Adam Riess, lo cual brinda cierta certeza sobre la tasa actual a la que nuestro universo se está expandiendo. Pero, también es considerablemente diferente a la tasa obtenida por la Agencia Espacial Europea en el año 2015, la cual calculó este número durante la misión espacial del satélite Planck y que arrojó como resultado una tasa de 66.9 kilómetros por segundo por megapársec.

Hasta el momento no se ha encontrado una razón clara para explicar esta gran discrepancia entre los dos valores. Pero podría haber una pista escondida en los datos de las investigaciones realizadas por estos diferentes grupos de científicos.

Para llegar a esta constante, el equipo liderado por Sherry Suyu, del Instituto Max Planck de Astrofísica en Alemania, y Frédéric Courbin, de la Escuela Federal Politécnica de Lausana, Suiza, se dio a la tarea de estudiar la forma en que galaxias cercanas deforman la luz que fluye de los núcleos galácticos distantes y núcleos galácticos superbrillantes conocidos como cuasares o quásares. Este grupo de científicos utilizó los telescopios de la NASA Hubble y Spitzer, además de un gran número de instrumentos terrestres para lograr esta investigación.

Courbin declaró para Space.com que no habían utilizado ningún cálculo complicado para llegar a la constante de Hubble, que simplemente se usaron métodos simples basados en la geometría y en la relatividad general.

Riess y su equipo analizaron dos tipos de patrones cósmicos para llegar a la constante. La primera fue la observación de supernovas (explosiones estelares de luminosidad consistente) y la segunda las estrellas cefeídas (estrellas que pulsan a velocidades relacionadas con su brillo real). Mientras que el número de Planck es una proyección basada en las mediciones de las microondas cósmicas (la luz residual del Big Bang que creó el universo).

Esta diferencia de tasas, podría revelar algún dato desconocido del origen del universo, o bien algo que ha cambiado desde aquella época. Por ejemplo, la materia oscura (una fuerza invisible que los astrónomos creen que supera ampliamente a la material normal en todo el universo), aún tiene características desconocidas o bien, la teoría de la gravedad de Einstein tiene algunos agujeros que podrían ser explicados por estas mediciones.

La tasa de expansión del universo está empezando a ser medida de diferentes maneras y con una gran precisión, por lo cual estas discrepancias en las mediciones podrían resultar beneficiosos para los astrofísicos, pudiendo así realizar nuevos descubrimientos que permitan entender de una manera más completa el comportamiento de nuestro universo.

También te puede interesar: