ChemaTierra
Instituto de Astrofísica de Canarias

Encuentran una nueva Cruz de Einstein a 20 mil millones de años luz

18-03-2019

Una vez más se confirma la teoría de la relatividad de Einstein

Por: Luis Moctezuma

 

Uno de los planteamientos de la teoría de la relatividad es que la gravedad influye en la trayectoria de la luz. Aún hoy, más de medio siglo después de la muerte del físico alemán, se sigue confirmando la validez de una de las teorías más famosas de la física. Gracias a observaciones del Telescopio Espacial Hubble y del Gran Telescopio de Canarias se ha confirmado la presencia de una región del espacio muy alejada de nuestro planeta que gracias a la gravedad es visible en cuatro caras simultáneas.

Una galaxia con cuatro caras

Gracias al efecto de la gravedad que producen grandes cantidades de materia en el espacio, la materia pasa de formas poco habituales. En más de una ocasión ha sido posible observar objetos muy alejados de la Tierra gracias a que la luz que pasa distinto al atravesar galaxias con grandes cantidades de masa. En esta ocasión tenemos una galaxia joven que además de aumentar su brillo se multiplica por 4.

El efecto de una Cruz de Einstein consiste en que, al atravesar una región con una gran cantidad de masa en el espacio, la luz se curva y toma distintas direcciones. Una galaxia que se cruza en el camino de la fuente original a nuestros lentes colocados en la Tierra o muy cerca de ella, como el Hubble, ayudará no sólo a volver más intensa la luz que recibe, sino que la multiplicará por cuatro, formando una cruz con esos reflejos.

Detectar este tipo de fenómenos no es sencillo, se requieren imágenes de alta resolución, como las que ofrece el Telescopio Espacial Hubble. Eso fue exactamente lo que pasó. Al analizar una imagen tomada por este observador del espacio se encontró algo que parecía una cruz de Einstein, fue desde el Gran Telescopio de Canarias que se confirmó que a 20 mil millones de años luz había una galaxia joven de la que nos llegaban 4 imágenes con ligeras variaciones.

Su nombre es J2211-0350 y lo obtuvo por las coordenadas en que se ubica en el cielo. La luz que nos llega de esta galaxia es amplificada 5 veces por una galaxia espiral que se encuentra casi a un tercio de la distancia que nos separa de ella. Este lente que nos da la oportunidad de ver la luz de J2211-0350 se encuentra a 7 mil millones de años luz de nosotros. Su efecto es similar al de una lupa, la luz que atraviesa sale con una dirección distinta y a nosotros nos llega con algunas variaciones.

Tenemos 4 imágenes de J2211-0350 que no son idénticas. En ellas se percibe un desfase. Parte del trabajo del equipo que analizó esta galaxia fue comparar las 4 imágenes. Gracias a que la atmósfera estuvo limpia durante las observaciones fue posible separar 3 de ellas y confirmar que la longitud de onda era exáctamente la misma. Desde Canarias se confirmó que aquella cruz que vio el Hubble en realidad era la misma galaxia dividida en 4 imágenes por efecto de su paso por la gravedad de otra galaxia que modificó la luz que enviaba.

Los resultados se publicaron en la revista científica The Astrophysical Journal Letters. Gracias a ellos se confirma una vez más la existencia de algo que nació en la imaginación de Einstein para confirmarse mucho después de su muerte. El equipo de investigadores de origen italiano, británico y español cuenta con otro logro. Anteriormente este efecto se había reconocido sobre quásares pero a diferencia de las ocasiones anteriores esta vez se trata de una galaxia joven. Este nuevo descubrimiento nos ayudará a conocer más sobre la forma del universo y su composición.

También te puede interesar: