ChemaTierra

¿Por qué Stephen Hawking nunca ganó un Premio Nobel?

15-03-2018

El problema es básicamente el campo de estudio: los agujeros negros.

Por: Antonio Medina

Tras la muerte del físico teórico más importante de nuestra época el pasado miércoles 14 de marzo, las redes sociales se han inundado de información acerca de Stephen Hawking; y aunque todos quieren parecer expertos en el tema, pocos lo son y es que dentro de este tren de Stephen Hawking encontramos varios personajes que se han mostrado indignados al respecto de que este científico inglés nunca haya ganado un Premio Nobel, pero ¿cuál es la verdadera razón por la que Stephen Hawking nunca ganó el mayor galardón al que puede aspirar un científico?

Comencemos por mencionar un poco de su trabajo, y es que sus aportaciones a la ciencia, y en específico a la física teórica, son comparables a las logradas por Albert Einstein. Los agujeros negros siempre fueron su fascinación y tal vez no conoceríamos tanto acerca de estas regiones del espacio si no fuera por él. Descubrió la radiación Hawking que emiten estos agujeros y con ello comprobó que los agujeros negros se están encogiendo. 

Pero esto no fue lo único que estudió el físico inglés e incluso algunos aseguran que su trabajo más ambicioso fue el intento de crear una teoría que unifique a la relatividad general con la mecánica cuántica. La llamada “Teoría del todo” en términos simples, es una teoría que explica y conecta todos y cada uno de los fenómenos físicos conocidos y aunque quedó inconclusa, es uno de los aportes más importantes de Hawking al mundo de la ciencia.

Y bueno… después de haber leído una ínfima parte del trabajo de Stephen Hawking, se seguirán preguntando por qué nunca ganó un Premio Nobel y la respuesta, a diferencia de la mecánica cuántica, es más sencilla de lo que parece.

El premio Nobel tiene como requisito que los descubrimientos que han sido nominados para este galardón sean comprobados empíricamente, algo que para los descubrimientos científicos teóricos es casi imposible. 

A pesar de que para la física teórica existe la excepción de que los descubrimientos puedan ser comprobados por medio de datos observacionales, aún hoy en día resulta imposible observar un agujero negro, razón por la que el Nobel siempre estuvo fuera del alcance de Hawking.

Peter Higgs, por ejemplo, propuso su teoría del bosón de Higgs cuando tenía 31 años. Tuvo que esperar hasta los 86 años para que existiera la tecnología necesaria para demostrarlo, y con ello ganar el Premio Nobel.

Un caso parecido es el del gran Albert Einstein, que ganó el Premio Nobel de 1921 (otorgado en 1922) pero no por su trabajo sobre la relatividad, sino por su explicación del efecto fotoeléctrico; investigación que Einstein publicó en 1905, pero que fue verificada empíricamente en la década siguiente por Robert Millikan. La tecnología necesaria para comprobar la teoría de Einstein sobre las ondas gravitacionales, tardó más de 100 años en poder ser comprobada. 

A muchos de nosotros podría parecernos injusto que a pesar de haber sido considerado como una de las mentes más brillantes en la historia de la humanidad, Stephen Hawking nunca haya recibido este premio que reconoce a la crema y la nata de la comunidad científica, pero como todo en esta vida siempre hay reglas que cumplir, y las del Premio Nobel son más que claras. 

Aunque seguramente a varios de nosotros no nos importaría hacernos de la vista gorda y reconocer al físico más popular de nuestros tiempos. ¿O no piensan lo mismo?

También te puede interesar: