ChemaTierra
NASA, ESA, and A. Shapley (UCLA)

Publican primera imagen del Hubble después de su reparación

30-11-2018

Vivito y coleando

Por: Luis Moctezuma


El pasado viernes 5 de octubre el Telescopio Espacial Hubble entró en “modo seguro” después del fallo en uno de sus giroscopios. El telescopio espacial es uno de los mayores logros de la astronomía, gracias a él hemos redescubierto el universo y se tienen muchas más investigaciones científicas del espacio que antes de su construcción. Cuando hace unas semanas entró en modo seguro, parecía que el final estaba cerca, pero el esfuerzo de sus técnicos lo regresó al funcionamiento normal.

Detrás de una postal del espacio

El 27 de octubre el Hubble tomó la primera imagen desde el fallo de unas semanas antes. Se trata de la Gran Manzana en la constelación de Pegaso. La encargada de esta imagen fue la Cámara de Campo Amplio 3 del Hubble. En esta imagen se logra ver campos de galaxias con estrellas en formación a 11 mil millones de años luz de distancia.

El telescopio espacial Hubble es un proyecto que, al menos en su concepción, viene desde mucho tiempo atrás. Observar las estrellas desde la Tierra ha limitado nuestra comprensión del espacio a lo largo de la historia. Un observatorio terrestre siempre tendrá a nuestra atmósfera como una barrera natural. Aunque con la tecnología actual es posible corregir algunos de los problemas de percepción, desde el espacio la recepción de imágenes es mucho mejor.

Desde la década de los 40 del siglo XX. el físico teórico Lyman Spitzer propuso la creación de un observatorio estelar fuera de la Tierra. Su proyecto pasó años sin ser aceptado, para la década de los 60 la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA) comenzó a planear la forma de llevar un telescopio al espacio y que permaneciera ahí. Fue hasta 1990 que el Hubble salió a la atmósfera y desde entonces no había dejado de enviar información.

Cuando se diseñó se tenían grandes expectativas sobre los viajes espaciales. El plan original incluía que recibiría mantenimiento de los astronautas que lo visitarían con cierta regularidad. Después del accidente con el transbordador espacial Challenger, el plan cambió y se pensó en un telescopio espacial que necesitara poco mantenimiento y fuera capaz de comunicarse con la Tierra a distancia.

Desde 2011 el Hubble funciona de forma automática. Cuando el 5 de octubre de 2018 entró en “modo seguro” parecía que ya entraba en su última fase. El fallo vino de uno de sus giroscopios. Cuenta con 6 y parecería que se trata de una falla menor, pero para un funcionamiento correcto requiere 3 trabajando al mismo tiempo. Desde hace tiempo 2 ya habían dejado de funcionar.

Se espera que algún día funcione únicamente con un giroscopio. Cuando esto pase habrá llegado su fin. Sus observaciones perderán precisión y su ritmo de trabajo sería menor. La función de los giroscopios es orientarlo en el espacio; es mucho más fácil de imaginar si se compara con un control de Nintendo Wii, que también funciona con giroscopios; conoce su ubicación en el espacio gracias a los giros constantes.

El equipo del Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial Goddard trabajó durante semanas buscando una solución. Antes de poner en marcha las alternativas que idearon se hizo un respaldo de la información que tenía el telescopio. Posteriormente se enviaron datos para hacer una simulación con distintos modos de operación para los giroscopios. EL problema original fue que uno había comenzado a moverse con mucha rapidez, avanzaba 450 grados por hora cuando lo normal es menos de uno en el mismo tiempo.

Finalmente las pruebas funcionaron. El 27 de octubre se obtuvo la fotografía que este 27 de noviembre publicó la NASA. Parecerá que pasa mucho tiempo entre uno y otro evento pero el funcionamiento del telescopio espacial está diseñado para ser así. La información se recibe para después enviarla a otros satélites que lo envían a la Tierra y de ahí se distribuye a los centros de investigación. La luz de las estrellas que aparecen en la imagen viajó durante miles de años para llegar al Telescopio Espacial Hubble, aún después de un mes de tomada la fotografía sigue siendo emocionante saber que nuestro mayor vigilante espacial sigue funcionando correctamente.


También te puede interesar: