Representación artística de Oumuamua. ESO

¿Puede Oumuamua ser una nave espacial?

08-11-2018

Poco probable...

Por: Antonio Medina

 

En 2017, un extraño visitante en forma de cigarrillo llegó a nuestro sistema solar, un objeto que hoy lleva por nombre Oumuamua. Tal vez esto no les parezca muy extraño, pero habrá que recordar que este es el primer visitante interestelar del que se tenga registro. Así es, Oumuamua, no es un clásico asteroide o cometa que se encuentra vagando por el vecindario cósmico, pues proviene de otro sistema solar. 

Pero la visita de este cuerpo celeste con forma de cigarrillo no es lo relevante, pues de hecho, actualmente se encuentra ya lejos de nuestro sistema planetario, lo interesante es que un estudio realizado por un par de astrónomos de la Universidad de Harvard, estudió al Oumuamua en su paso por nuestro sistema, y comprobó que este objeto se comportaba de manera muy distinta a todos los objetos que conocemos. De entre las explicaciones que dan los investigadores está la MÍNIMA y excéntrica posibilidad de que pudiera venir de alguna civilización extraterrestre.  

Esta idea proviene del comportamiento, completamente errático, del Oumuamua, lo cual no es usual en asteroides de este tipo y con estas dimensiones. A su salida del sistema solar, los investigadores notaron que el cuerpo aceleraba de manera inesperada, algo que es mucho más característico de los cometas que de los asteroides, debido a que estos cuerpos, al tener cola y coma, expelen vapor de agua que los propulsa y acelera su velocidad. Pero los estudios que se realizaron en el 2017 arrojaron que el Oumuamua no viene acompañado de cola ni halo de vapor, así que algún otro factor fue el causante de esta aceleración.

Para explicar este fenómeno, el estudio se basa en la extraña forma de este cuerpo, que actuaría como una vela solar. Una vela solar es un método de propulsión para sondas y naves espaciales en el que una vela recibe la luz solar y propulsada por dicha presión, permite que la nave se traslade por el espacio. En el caso de Oumuamua, no sería el sol el que generara esta presión, sino la radiación. 

De acuerdo a los investigadores, la vela tendría que ser lo suficientemente delgada para responder a las presiones de la radiación, pero lo suficientemente fuerte y resistente para recorrer grandes distancias y soportar el desgaste. 

"Si la presión de radiación es la fuerza de aceleración, entonces 'Oumuamua representa una nueva clase de material interestelar delgado", dijeron los científicos.

Los científicos aseguran que la forma podría haberse formado naturalmente, pero que también existe la posibilidad de que haya sido creada deliberadamente, por alguna forma de vida extraterrestre. A pesar de que esta es la mínima de las posibilidades, pues no ha habido ninguna prueba adicional que implique algo parecido, la idea ha causado revuelo en el mundo; ha sido motivo de debate en el ámbito científico y una clara señal para los amantes de lo paranormal e inexplicable. 

Ahora el Oumuamua se encuentra lejos de nuestro alcance, pero cuando aún rondaba nuestro sistema solar, un grupo de astrónomos australianos intentó, mediante un telescopio de 400 metros de largo, detectar emisiones de radio que pudieran provenir de Oumuamua, como prueba inequívoca de que este no era un asteroide, pero no obtuvieron más que silencio absoluto. 

Así que la pregunta obligada es si el Oumuamua es un cuerpo creado naturalmente, por un material interestelar fuera de nuestro conocimiento, o si fue creado deliberadamente por alguna civilización extraterrestre. Tal vez nunca lo sabremos, pero por más mínima que sea la posibilidad, siempre estará presente y volverá abrir la puerta a la idea de la existencia de otras formas de vida. Mientras tanto, seguiremos explorando el universo en busca de pruebas que puedan corroborar todas estas teorías.

También te puede interesar: