ChemaTierra
Impresión artística del meteorito que impactó la Tierra y que se cree terminó con los dinosaurios hace 65 millones de años. Credit: Don Davis

¿Qué pasaría si un asteroide impactara en el océano?

18-01-2017

Por: Antonio Medina

Hace 15 años, el astrofísico Galen Gisler, tuvo un presentimiento acerca de que algo no estaba bien con la forma en que las películas de Hollywood mostraban los efectos del impacto de un asteroide en el océano.

“Películas como Impacto Profundo, Armageddon o 2012, sugieren que el impacto de un asteroide en el océano produciría un devastador tsunami que afectaría las costas alrededor de una cuenca oceánica.. pero yo me mostraba escéptica”, declaró Gisler, un científico del Laboratorio Nacional de Los Alamos, Nuevo México.

Por el lado que se vea, ser golpeado por un asteroide sería un mal día para la vida en la Tierra, sin importar si esto es parte del ciclo natural de vivir en un sistema solar dinámico y en evolución. Las rocas espaciales que merodean en el espacio interplanetario no distinguen nuestra biosfera, y si nuestro planeta interfiere con su trayectoria lo golpearán sin ninguna consideración. Ahora bien, dependiendo de su masa y velocidad, podría afectar de diferentes maneras a la Tierra.

Las consecuencias del impacto de un asteroide variarían drásticamente dependiendo del sitio en el que golpee. Si se predice que un asteroide pudiera caer cerca de alguna ciudad importante, las autoridades podrían ser capaces de evacuar la ciudad y evitar daños importantes; aunque los daños a la sociedad, la infraestructura y la economía serían terribles. Pero si un asteroide cae en algún lugar del océano, lo cual es un escenario mucho más probable dado que nuestro planeta está cubierto un 70% por agua, las consecuencias del impacto son menos claras.

Gisler estaba decidido a entender mejor las consecuencias reales de un impacto masivo de un asteroide en el océano y presentó sus descubrimientos en la Unión Americana de Geofísica en San Francisco, exponiendo el modelo 3-D de un impacto de este tipo. Nunca antes un escenario como este había sido estudiado a detalle y la simulación que creo Gisler demostró que los tsunamis que vemos en las películas de ciencia ficción son prácticamente impensables.

Impacto de asteroide simulación.gif

Gisler declaró: “El impacto de un asteroide es una fuente puntual y sólo afecta a la región inmediata alrededor de su punto de impacto, y para crear un tsunami se necesita algo que perturbe toda una columna de agua”.

En comparación, el impacto de un asteroide en alguno de nuestros océanos sería parecido a tirar una piedra a un estanque. Claro que la fuerza de la piedra golpeando el agua generará algunas olas, pero las ondulaciones serían bastante dispersas. En otras palabras, perderían su energía cinética bastante rápido, lo cual impediría que tuvieran la energía necesaria para crear un tsunami.

Los tsunamis ocurren cuando hay un gran cambio en la masa de los fondos marinos, como lo que sucede durante un terremoto submarino o algún deslizamiento masivo de tierra. Estos cambios provocan un enorme movimiento en una columna de agua, desde el lecho marino hasta la superficie, lo cual puede crear longitudes de onda de hasta 100 kilómetros o más, que es varias veces más largo que la profundidad del océano. Los tsunamis no son muy dispersivos y van perdiendo energía mientras viajan a través de la cuenca oceánica, golpeando las costas a cientos, o tal vez miles de kilómetros de distancia y, a menudo, ocasionando resultados catastróficos.

Pero esto no quiere decir que el impacto de un asteroide en medio del océano no pueda tener dramáticas consecuencias.

“Sin duda las consecuencias serían espectaculares, no hay duda. Se producirían salpicaduras que podrían alcanzar decenas de kilómetros de altura”, añadió Gilser. Según las simulaciones también un chorro de agua de algunos kilómetros saldría de la superficie del océano, produciendo olas de hasta 400 metros que rodeen al cráter de agua que se forme, y a pesar de que esto suena peligroso, a no ser que suceda muy cerca de una costa, no tendría consecuencias graves.

Otra amenaza de un escenario como este, según la simulación, es que una gran parte de la energía cinética del asteroide se irá a la evaporación de grandes cantidades de agua. El vapor de agua es un potente gas de efecto invernadero, así que la inserción de grandes cantidades de vapor en la estratosfera podría alterar el clima global durante meses o incluso años.

La investigación de Gilser ha ayudado a comprender mejor las maneras en las que un impacto de un asteroide en el océano afectaría a la Tierra. A pesar de que la NASA y otras agencias espaciales se encuentran trabajando para rastrear e identificar los asteroides que significan una amenaza para nuestro planeta, podríamos ser tomados por sorpresa por un asteroide fuera de curso. Pero ahora, tenemos un mejor entendimiento de cómo un impacto de este tipo afectaría nuestra vida en el planeta.

**

Fuente:

Space.com 

 

También te puede interesar: