ChemaTierra

Un “huracán de materia oscura” se acerca a nuestro sistema solar

14-11-2018

No hay nada en peligro.

El evento es totalmente inofensivo y, al contrario, podría ayudarnos a entender y detectar ese misterio conocido como materia oscura...

Por: Luis Moctezuma


Dentro de la astronomía hay un concepto difícil de tratar: la materia oscura. La forma en que funciona teóricamente nos ayuda a comprender el universo; sin embargo, es difícil confirmar que realmente exista. Los cálculos que la incluyen son precisos y funcionan, pero bien podría haber algo más ahí donde no es posible observar y se nota su efecto gravitatorio.

Entre los datos recopilados por la misión Gaia se encuentran pistas sobre un cúmulo de esta materia que se dirige hacia nosotros. Un artículo publicado recientemente por la revista científica Physical Review D describe lo que sus autores llaman “huracán de materia oscura”. Ciaran A. J. O’Hare, del Departamento de Física Teórica de la Universidad de Zaragoza, y sus colegas eligieron un nombre metafórico para esta corriente que atraviesa la Vía Láctea y se acerca a nuestro sistema solar.

El momento de ver la materia oscura

La corriente S1 atraviesa nuestro vecindario en la galaxia y pasará muy cerca. En su trayectoria mantiene una ligera inclinación contraria a la de nuestro sistema solar. Se trata de los restos de una galaxia enana que se cree fue devorada por la Vía Láctea hace miles de millones de años. Tiene una masa equivalente a la constelación de Fornax, que puede ser vista en el hemisferio sur.

Los detectores de materia oscura con los que contamos podrán apreciarla fácilmente. Los autores mencionan que incluso si la densidad de este “huracán de materia oscura” es 10% la que existe localmente, los detectores WIMP y axion la contemplarán fácilmente. Para esto las partículas tendrían que tener entre 5 y 25 veces la masa del protón. Esta será una gran oportunidad para observar muy cerca de nuestro lugar en el universo esa materia de la que tenemos indicios que empatan con la teoría que tenemos sobre nuestro universo.

WIMP es un acrónimo de “weakly interactive masive particles”, o partículas masivas de interacción débil. Esta es una de las opciones para detectar la materia oscura. Si estas partículas chocan con otros átomos producirían un retroceso nuclear visible para los detectores. Hasta ahora los detectores no han tenido registros pero ante S1 el panorama podría cambiar.

Si fallara la presencia de WIMPs, quedan los axiones. Estas son partículas exóticas que cada vez son más aceptadas por la comunidad científica. Al ser extremadamente ligeras se convertirían en fotones en presencia de un campo magnético intenso.

Una masa de 10 mil millones de veces nuestro sol se dirige en nuestra dirección a 500 kilómetros por segundo. Además de ser una gran cantidad de materia oscura, presenta la oportunidad de verla ya que por la dirección contraria a nuestro sistema solar formaría un “anillo revelador” que facilitará la tarea de los detectores.

Detectores en sus marcas, listos...

En esta ocasión nuestro sistema solar está en una posición privilegiada. Durante años se ha usado a la materia oscura como una explicación razonable para la forma en que funciona el universo. Si realmente está ahí podremos observarla y confirmar que siempre estuvo ahí. Así como los médicos estudian cadáveres para comprender el funcionamiento del cuerpo humano, los restos de una galaxia enana ayudarán a los astrónomos con el modelo de universo que usamos.

Por ahora los detectores están listos. A la fecha no hay resultados que digan que efectivamente ahí está la materia oscura pero ya viene en camino. Nuestra confirmación o la oportunidad para replantear nuestros conocimientos sobre el universo se dirige a 500 kilómetros por segundo y la observaremos en primera fila.


También te puede interesar: