ChemaTierra

15 de febrero: lo que hay que saber del eclipse parcial de sol

15-02-2018

Hoy 15 de febrero los ojos están puestos en el cielo de Latinoamérica y la Antártida.
Se trata del primer eclipse solar del año. Este será un eclipse solar parcial, donde la Luna ocultará hasta un 60% del disco solar.

La parte más austral del continente americano serán los afortunados de disfrutar de la mejor vista, donde se podrá observar un ocultamiento de hasta un 40% del Sol en el pico del eclipse. A medida de que uno se encuentre más al norte, la totalidad del eclipse irá disminuyendo. La zona de máximo eclipse será en la Antártida, donde el sol se cubrirá casi un 60%. 

Este evento se producirá un poco antes del atardecer del día 15 de febrero, lo cual permitirá que el espectáculo sea aún mayor, pues este momento del día es cuando la esfera solar se muestra en su esplendor.

¿Dónde y cuándo?

El fenómeno se podrá observar desde Chile, Argentina, Uruguay, parte de Brasil y Paraguay, y en la Antártida. Cuanto más al sur , mayor será el porcentaje del Sol que podrá ver bloqueado. Por ejemplo, en Buenos Aires sólo podrá apreciarse un 17%, mientras que en parte del archipiélago de la Tierra de Fuego, en la parte más austral del continente, el porcentaje ascenderá al 40%.

La Luna comenzará a ocultar el Sol a las 18.55 UTC (Tiempo Universal Coordinado). El eclipse alcanzará su punto máximo a las 20.50 UTC y acabará a las 22.47 UTC.

Para los que no tenemos la suerte de poder presenciar este fenómeno, lo podremos seguir a través de diferentes transmisiones por medio de redes sociales. 

El próximo eclipse será el 13 de julio, visible solo desde Tasmania, en el sur de Australia, y el último el 11 de agosto en el norte de Europa y este de Asia.

¿Cómo se produce un eclipse parcial de sol?

Un eclipse de Sol se produce cuando la Luna pasa por delante del Sol tapando su brillante cara. Un eclipse solar sólo ocurre cuando hay luna nueva porque es el único momento en el que la Luna, vista desde la Tierra, pasa delante del Sol. Sin embargo, debido a que la órbita lunar tiene una inclinación de unos 5º respecto a la Eclíptica, la mayoría de los meses nuestro satélite pasa muy cerca del disco solar sin llegar a ocultarlo. 

ECLIPSE SOLAR.jpg

La Luna intersecta la eclíptica de la Tierra dos veces por mes en puntos llamados nodos. Cuando la Luna se dirige de sur a norte en su órbita, se le llama nodo ascendente. En cambio, si la Luna se dirige de norte a sur en su órbita, se le llama nodo descendente. Cuando la luna llena o la luna nueva está perceptiblemente cerca de uno de estos nodos, entonces un eclipse no solamente es posible, sino inevitable.

 Astronómicamente, los eclipses solares pueden ser totales, parciales o anulares, según en qué proporción el Sol sea cubierto por el disco lunar. Los eclipses parciales y los anulares de Sol, se producen cuando la Luna no llega a "tapar" totalmente la cara solar.

El Sol es 400 veces más grande que la Luna, pero la Luna está 400 veces más cerca de la Tierra que nuestra estrella. Como la Tierra rota y la Luna se mueve, la sombra lunar traza un camino curvo sobre nuestro planeta, cuando la sombra llega a la Tierra, es muy pequeña, alcanzando un máximo de 270 Km. de ancho y por ese motivo, los eclipses de Sol solo se pueden observar desde lugares muy concretos. 

¿Cómo disfrutar del evento astronómico?

Un eclipse, ya sea de sol o de luna, es un evento astronómico que vale la pena presenciar, y para que la buena experiencia dure toda la vida, no olvides las debidas protecciones. 

EL Sol emite muchos tipos de radiaciones: UV, infrarroja, rayos X, ondas de radio, entre otras, pero la que nosotros normalmente percibimos es la luz visible. Durante un eclipse, la luz visible se oculta parcialmente, mas esto no significa que las radiaciones ya no existan, siguen estando ahí y si llegan a tus ojos pueden causar grandes daños a tu retina.

Mirar directamente al sol puede ser peligroso para los ojos, por lo que protegerlos con un tipo de lentes especiales es fundamental. Utiliza sólo filtros solares especiales para telescópicos, binoculares o cámara, o bien, lentes diseñados específicamente para observar el Sol, incluso durante la fase anular.

También te puede interesar: